La plataforma streaming Filmin estrena este viernes 16 de octubre un nuevo ciclo de películas provevientes del son naciente bajo el nombre de Nikkatsu Pinku Eiga. Los títulos que se pasarán son claves para entender el cine erótico japonés.

Las pelis creadas en los años 70 y producidas por el célebre estudio Nikkatsu ahora llegan reactualizadas bajo la denominación “Roman Porno”. Todas fueron muy bien recibidas por el público y la crítica. Los filmes que veremos han influenciado a directores como Quentin Tarantino o Sion Sono. En total son cinco directores contemporáneos que renovaron el estilo a partir de 2016.

45 aniversario del ciclo original Nikkatsu que ha renacido bajo el Roman Porno Reboot Project

Akihito Shiota, Kazuya Shiraishi, Hideo Nakata, Isao Yukisada son cinco autores japos que reactualizaron el género bajo una serie de sugerentes premisas. Debía ser un homenaje o relectura de las esencias del Roman Porno, y debía incluir una escena de sexo cada diez minutos. Asimismo los personajes femeninos debían ser acordes a los nuevos tiempos.

Si duda, destaca dentro del ciclo “Antiporno” de Sion Sono que ha llevado al límite las propias reglas del género clásico, en clave feminista del Roman Porno original.

El film, tan histérico como estimulante, relata la relación tóxica que mantiene una conocida y bella actriz con su asistenta. También están disponibles Wet Woman in the wind, White Lily, de Hideo Nakata, Dawn of the felines, y Aroused By Gimnopedies,

HISTORIA DEL CICLO NIKKATSU PINKU EIGA

Durante los años 70 Japón vivió su propio destape con la creciente popularidad de las películas Pinku Eiga. Una categoría donde se engloban todas las películas con contenido erótico, pero con mezcla de estilos como la comedia, drama o de cualquier otro género.

Aprovechando el tirón la productora Nikkatsu crea su propia serie de películas Pinku Eiga, a la que se llamó Roman Porno. De esta manera, contrató a grandes directores de la época y les dio total libertad creativa. Eso sí debían cumplir una regla irrenunciable: por cada hora de metraje, debía haber cuatro desnudos o escenas eróticas. 

Por las propias características culturales de Japón, todo el cine que tuviese escenas eróticas era censurado. Ello obligó a los directores a ser muy creativos a la hora de rodar, incluyendo escenas surrealista, esquiozofrénicas, expositivas y menos sugerentes.

Sin embargo, con el paso del tiempo el Roman Porno fue reivindicado en todo el mundo del cine y festivales europeos, en especial “Night of the felines”. Esta se le considera la película fundacional y más representativa de la historia del erotismo japonés.

Clásicos del cine erótico Japonés que también se programan en Filmin:

“Night of the felines” (Nobotu Tanaka, 1972).
“Lovers Are Wet” (Tatsumi Kumashiro, 1973).
“Black Rose Ascension” (Tatsumi Kumashiro, 1975).
“Assault! Jack the Ripper” (Yasuharu Hasebe, 1976).
“Angel Guts: Red Vertigo” (Takashi Ishii, 1988).

MAS NOTICIAS