A los 103 años fallece en Chile el último gran antipoeta Nicanor Parra

El útltimo gran poeta chileno y se podría decir del mundo, Nicanor Parra, murió a los 103 años. La noticia fue dada  ayer martes por los familiares. El creador de la antipoesía falleció de madrugada el martes en su casa en el barrio de La Reina, a la que se había trasladado al empeorar su salud. El antipoeta llevaba viviendo más de veinte años en la localidad costera de Las Cruces, El Tabo, a 120 kilómetros de la capital.

El artista Parra tiene la gran cualidad de que cogió el estilo de hablar de los chilenos, cogió las voces de la calle y plasmó la gracia del día a día en su poesía. El antipoeta hablaba también de los ecopoemas como una forma de poner en la agenda noticiosa el problema ecológico que el hombre estaba generando al planeta. A esto agregaba que el modelo actual era de dictadura entre el hombre y la naturaleza y entre los hombres, el cual había que superar hacia uno más humanista.

Parra fue un poeta anarquista, contestatario, era polémico, lejos de la poesía del estatus, que se reía de los partidos políticos a los cuales recreaba en sus antipoemas. Incluso le gustaba alejarse de Neruda, porque Parra iba por otros caminos, una poesía que carezcas de metáforas. Parra le quitó a su poesía su solemnidad y eso lo hace diferente a los otros poetas.

El poeta, físico y académico universitario chileno y hermano mayor de la cantautora, Violeta Parra, fue uno de los más influyentes autores de la literatura en su país en la segunda mitad del siglo XX. Parra recibió en 2011 el Premio Cervantes y había sido postulado al Premio Nobel de Literatura.

Parra nació en 1914 en el seno de una familia campesina por parte de madre mientras que su padre fue profesor y músico. Tras sus estudios básicos, fue profesor de Matemáticas en el Liceo de Chillán y en la Universidad de Chile, en 1938, y durante varios años vivió en Estados Unidos e Inglaterra, informa EFE.  De hecho, su obra tiene un peso considerable en el panorama inglés, idioma en el que ha sido traducido por grandes nombres como Allen Ginsberg, Lawrence Ferlinghetti, William Carlos Williams, Thomas Merton, Denise Levertov o W.S. Merwin, entre otros.

A partir de los años 30 se dedicó al cuento y al ensayo y publicó su primer libro de poemas, «Cancionero sin nombre». Se le considera el creador de la denominada «antipoesía», cuya muestra más sobresaliente es «Poemas y antipoemas» de 1954. Considerado el creador de la antipoesía, es para muchos críticos y autores connotados, tales como Harold Bloom, Niall Binns o el mismo Bolaño, el mejor o uno de los mejores poetas de Occidente.

Otros libros de su autoría: «La cueca larga», «Versos de salón», «Los profesores», «Artefactos», «Sermones y prédicas del Cristo de Elqui», «El anti-Lázaro», «Chistes para desorientar a la poesía», «Poesía política», «Páginas en blanco» o «Discursos de sobremesa».

En 1969 recibió el Premio Nacional de Literatura de Chile por «Obra gruesa». En 1991 fue galardonado por segunda vez en su país y obtuvo el Premio Internacional Juan Rulfo. En el 2000 recibió el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y en 2010 fue finalista al Premio Príncipe de Asturias de las Letras.

En el año 2012, cedió a la Caja de las Letras del Instituto Cervantes su vieja máquina de escribir y un poema inédito. Parra vivió casi toda su últimos años retirado en un balneario situado a 100km de Santiago, en la playa de Las Cruces

Author: Prensa

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *