El sector de la música en directo y de los espectáculos se movilizarán este 17 de septiembre a partir de las 18:45. Los profesionales de la industria no aguantan más la situación y buscan medidas que palíen su situación por la COVID-19 que tiene a muchos en la ruina y viviendo situaciones extremas.

Gran parte del colectivo ha criticado que se usen imágenes de fiestas de antes de la pandemia para llamar a no contagiarse. Incluso seis meses después, sin eventos ni actividades autorizadas, el Estado español sigue relacionando la cultura y los directos con los muertos del coronavirus.

Además los músicos y productores han señalado en las redes sociales que “los eventos son más seguros que cualquier metro, cualquier tienda. Que cualquier gimnasio, cualquier trabajo. si se mantienen las medidas de seguridad no hay problema”.

En tanto Kin Martínez, presidente de Es_Música, se reunió con el ministro de cultural, José Uribes. Le pidió al ministerio que avance “en las propuestas y medidas que se han pedido desde marzo”.

Por su parte, los convocantes de #alertaroja #hacemoseventos, no asistieron a la reunión. Los trabajadores del sector del espectáculo y los eventos protestan ante la administración pública con la intención de que se reactive las agenda cultural. Como también se les reconozca como un sector especialmente perjudicado por el cierre tras la pandemia de todos los bares, discoteques, salas de concierto, etc.

La movilización por lo tanto esta prevista, si o si, para este jueves 17 de septiembre en toda España. Quienes apoyen al colectivo pueden inscribirse en la web alertarojaeventos.com/ ya que hay que mantener las medidas de seguridad e ir con mascarillas.

Según los cálculos, el sector de los espectáculos y los eventos tiene un impacto directo estimado en el tejido económico del 3,8 % del PIB español y es creador de 700.000 puestos de trabajo relacionados.

La asociación bajo el hashtag Alerta Roja pide urgentemente un Plan de Rescate inmediato. Para ellos se debe asegurar la supervivencia de todos los profesionales que llevan sin trabajar desde el mes de marzo.

Muchos de ellos “están viéndose en situaciones extremas para poder atender a sus familias”. Asimismo piden que se tenga también en cuenta a las empresas que se van a cerrar en los próximos meses por falta de ingreso”, informó EFE.

Cultura anunció la semana pasada el aumento en un 166% en las ayudas extraordinarias del Inaem para paliar las consecuencias de la pandemia de la COVID-19 (16,5 millones de euros) entre los músicos y empresas culturales del sector. Pero no ha sido suficiente para ayudar al sector que quiere trabajar, y crítica las medidas draconianas y sin fundamento para prohibir los espectáculos.

En total este jueves una veintena de ciudades, como Madrid, Barcelona y Valencia, se organizarán para protestar en nombre de empresas y profesionales autónomos de todo tipo.

Porque no sólo son músicos sino también malabaristas, técnicos de luces y sonido, personal de sala. Hay muchas familias que viven generando cultura y la música. Un bien esencial en toda sociedad moderna.

MAS NOTICIAS