El periodismo es investigación. No sólo despachos en directo ni publicar noticias del día. Es un trabajo minucioso, que cuesta dinero, tiempo y Javier Rebolledo (Chile, 1976) lo sabe. Pese a todos los handicaps este periodista chileno se ha convertido en un especialista en escudriñar temas relacionados con violaciones sistemáticas a los derechos humanos en Chile, abusos a menores y denunciar de malas prácticas empresariales y políticas.

Desde el 2002 Rebolledo ha publicado e integrado equipos de investigación periodística en varios medios chilenos. En 2005 fue seleccionado por Chile y finalista en el concurso internacional de la Unicef con el reportaje “Alcatraz para menores” del periódico web satírico The Clinic. También ha sido asistente de dirección en el documental ‘El Mocito’, dirigido por Marcela Said y Jean de Certeau.

Rebolledo ahora es un autor prolífico de libros periodísticos. Destacan ‘La danza de los cuervos (2012)’, ‘El despertar de los cuervos (2013), y ‘A la sombra de los cuervos’ (2015), una trilogía basada en la historia de la elite chilena que se aprovechó de las prebendas dadas por la dictadura de Pinochet. En sus páginas sale a la palestra los denominados “cómplices civiles” de la dictadura: políticos, tecnócratas, jueces y empresarios de los más diversos rubros (forestal, minero, educacional, financiero, de las comunicaciones).

Es una audaz y completa investigación se presentan con nombre y apellido y que dan forma al perfecto puzzle sobre el que se sentaron las bases para las reformas y privatizaciones que dibujaron el modelo que nos rige hasta hoy.

En tanto, su última investigación que se ha convertido en libro es ‘El costo del silencio’. Una crónica muy interesante donde Javier aborda el drama de estos héroes silenciosos y anónimos, personas que estuvieron dispuestas a renunciar a sus propias vidas por un ideal.

El costo del silencio de los comunistas que infiltraron la policía chilena

Adolfo, Rodrigo, y Alexis eran tres jóvenes universitarios comunistas. En medio de la convulsa época del gobierno de Allende se ven enfrentados a una decisión que cambiará sus vidas para siempre. Intentarán sumergirse en la policía civil y cambiarla desde adentro en favor del pueblo. Aunque nadie se imaginaba que pocos años después, el sueño de ese mundo mejor se vería truncado por una dictadura feroz que impondría el terror en el país por diecisiete años.

Así, la misión tomaría un rumbo totalmente distinto y las tareas que estos tres detectives debían cumplir servirían básicamente para ayudar a sus compañeros a escapar de la garra implacable de Pinochet. Las nuevas órdenes serían falsificar documentos, ocultar data y organizar el ingreso o salida de dirigentes comunistas del país. En sus páginas nos encontraremos con la crónica de una época oscura, y de una institución precaria y corrupta.

EurolatinpressCultura.com conversó con Javier Rebolledo

javoer Rebolledo en Via X
Javier Rebolledo en Via X

EurolatinpressCultura: Tu libro parte de la premisa de que la tortura en las fuerzas de seguridad chilena es histórica. ¿Cómo llegaste a esa conclusión?

-Javier Rebolledo: Recuerdo que cuando estábamos montando el documental ‘El mocito’ (camarero que servía el café durante las sesiones de torturas a los opositores a Pinochet) conversamos con algunas personas involucradas como el doctor Miguel Angel Rojas, integrante de la comisión ética de los médicos. Rojas nos contó que hizo una análisis de los medios de comunicación y titulares como ‘El Clarín’ y otros medios de los años 50. En medio de todo descubrió un titular: “Lo detuvieron y cantó como pajarito”. ¿que significa eso? Que le aplicaron la corriente y habló. O sea que la tortura ha sido una práctica histórica en Chile.

-EC: ¿Qué te contaron los detectives que vivieron esa época?

-JR: Entrevisté a detectives que me explicaron que colegas mas antiguos, y sus jefes guardaban de recuerdo ‘La Lora’, ¿Que es? un artefacto que utilizaban de manera indiscriminada para torturar con corriente. Era la clásica máquina de electricidad con magnetos para llamar por teléfono. Hay que entender que la policía civil era una policía política, asociada al presidente de turno. Eran parte de la estructura de la policía civil de investigaciones. Y son ellos los que al llegar la dictadura les enseñan a los militares a utilizar este mecanismo por que estaban matando a los detenidos sin obtener información. Era un conocimiento que se transmitía de generación en generación.

peli ‘El mocito’

-EC: ¿Cómo lograste dar con las fuentes que develaron la historia de la infiltración del Partido Comunista en la Policía De Investigaciones?

-Javier Rebolledo: El trabajo fue muy largo. Tuve mucha paciencia en el sentido de olvidarme de esta historia, y asumir que no podía contarla cuando quería contarla. Yo era estudiante de periodismo cuando di con esta noticias y sólo pude editarla en 2019. Aunque en 2015 se abrieron las puertas para escribir esta historia, tuve dificultades de todo tipo al principio. Varios querían participar pero luego se arrepintieron. Esencialmente rechazon el tema ya que habían hecho su vidas al interior de investigaciones.

-EC : ¿Qué dificultades tuviste en el proceso?

-En algunos casos más que comunistas eran detectives con una militancia difusa, con familiares, hijos, sobrinos que habían ingresado en la institución. Así funciona esta profesión, por compadrazgo. Pero otros rechazaron porque los iban a considerar traidores. Luego hubo problemas con las propias fuentes. Por ejemplo, que contar y que no. Ellos querían que sólo develara una parte y otras no, y de estas últimas yo las consideraba importantes en la historia.

-EC: ¿Cuanto afectó psicológicamente a los infiltrados comunistas actuar bajo dictadura y torturar a sus compañeros?

-Javier Rebolledo: Les afectó mucho. Eso sí no torturaron a sus compañeros pero si les tocó detener a gente y llevarlos al centro de torturas de la Villa Grimaldi, por ejemplo. Llevar a cabo esa acción les ponían bajo mucha presión. Cuando uno supo que le iban a destinar a torturar en la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional militar), se dio de baja de la institución. Sí participaban en la tortura a delincuentes comunes. Era una practica institucionalizada y no hacerla iba en contra del espíritu. Sobre todo generaba aislamiento en jóvenes que tuvieron que madurar de una forma brutal.

-¿La infiltración de los comunistas en la PDI era una forma de instaurar la dictadura del proletariado y generar una policía política?

-Javier Rebolledo: Sólo se le ordenaban a los militantes dejar sus carreras para incorporarse a cuadros dentro de la matriz de las FFAA y de Orden. Era una misión que venía del ideario revolucionario, y evidentemente se necesita el apoyo de las fuerzas armadas. Tener gente afín a tu pensamiento en las FFAA es fundamental, teniendo en consideración que la raigambre y pensamiento de las fuerzas nacionales a quien han respondido históricamente es a la oligarquía.

-EC: ¿Sólo querían afianzar la revolución de Salvado Allende?

JB: Responde a una razón histórica que se fragua en el partido y una razón urgente para afrontar la posición de derecha frente a la elección de Salvador Allende. El Partido Comunista no quería que Allende asumiera sin apoyo militar viendo la cantidad de atentados antes de su gobierno hasta llegar al asesinato del general militar Rene Schneider. Había que asegurar el poder del presidente.

-EC: ¿Cuantos infiltrados fueron descubiertos?

-Javier Rebolledo: Un caso es el de Teobaldo Tello, que era del MIR, y que fue descubierto. Luego fue horriblemente torturado tras la Operación colombo. Otros fueron descubiertos pero recibieron la ayuda de algunos compañeros en Investigaciones, llegando a escoltarlos hasta la loza del avión para escapar a Europa. La mayoría tenía conciencia de gremio, y no les era tan ajeno, ni negativo tener un pensamiento político.

-EC: ¿Tuvo algún éxito esta operación?

-JB: Al final esta operación no fue un éxito para nada por que no se les utilizó. El Partido Comunista (PC) quedó desmembrado al caer el ‘Fanta’, ex militante que paso a ser un informante de la policía secreta de Pinochet . ¿Exitosa?, en algún sentido sí ya que no les hicieron nada a pesar de tener una vida difícil. Exito de inteligencia, para nada .

ESTALLIDO SOCIAL EN CHILE CONTRA EL NEOLIBERALISMO POR JAVIER REBOLLEDO

-EurolatinpressCultura: ¿Crees que el estallido es un avance hacia adelante para Chile, y de que los jóvenes lograrán generar un futuro esplendor?

-Javier Rebolledo: Para mí el estallido es un avance. Los más pesimistas dicen que no, que todo va a quedar igual. Creo que incluso con los dos tercios en contra, pero probando una convención constituyente, sin asamblea, y derogando la Constitución del 80 podremos lograr algo más justo. Lo importante es partir desde cero con una nueva carta magna y abordar los temas necesarios sin arrasarnos, desde ambos lados, con inteligencia.

-EC: Es interesante que diferentes sectores sociales han salido a marchar por una sistema más digno..

JB: Más de un millón y medio de personas han salido a marchar, la mas grande de este país, por lo que estamos hablando de una sociedad, no solamente de gente de izquierda, que se han puesto de acuerdo sobre la dignidad, las pensiones que necesitamos, etc. Por ejemplo, en unos de los barrios más ricos de Chile, Vitacura, salieron los vecinos a protestar. Eso quiere decir que hay gente de derecha que se siente explotada, que protesta por más dignidad.

EC: Dignidad es un concepto que se repite en todas las protestas en Chile

-JB: El germen de la dignidad esta más vivo que nunca y se le quiere ver reflejado en una nueva Constitución. Es una nueva forma de enfrentar el mundo, de como nos paramos frente a este mundo tanto hombre y mujeres, seres humanos, niños. En lo que estámos de acuerdo todos es que debemos mejorar, hacer una reforma al entendimiento, vivir de forma mas sana. Nos hemos cuestionamos muchos los conceptos que estaban arraigados, que se daban como absolutos.

En la violencia no está la respuesta para Chile

-EC: ¿Crees que el estallido y la violencia era la única forma para lograr que la ‘Elite’ se planteara cambiar el sistema neoliberal y la Constitución aprobado en la dictadura de Pinochet ?

Javier Rebolledo: Creo que sí. La verdad es que nunca he visto que las marchas totalmente pacificas hayan generado algo, un cambio. Habíamos tenidos muchas protestas lideradas por grupos sociales. Para mí pesar tengo que decir que no causaban una daño sustancial al sistema, que fuesen capaces de cambiarlo estructuralmente. Puedo decir que la violencia, como es tirar un par de piedrazos, genera miedo y ello la posibilidad de negociar con los sectores que mantienen el poder.

EC: ¿La violencia es el camino?

-JB: Hay que considerar que nada es absoluto. Creer que la violencia va a cambiar este país es no saber como funciona este país. En la violencia no esta la respuesta porque la fuerzas del orden son oligárquicas. La violencia genera cambios sí, pero hay que saber negociar y también en algún momento, detenerla y no agudizarla al máximo.

-EC: En tu opinión, ¿en que va a terminar el estallido social? 

-Javier Rebolledo: Lo más bonito del estallido es que no sabemos en que va a terminar. No responde a las formas lógicas en las que nos habíamos regidos. Es una cuestión que no funciona con líderes, que ha ido evolucionando, aprendiendo sin saberlo, desde cada uno de los grupos, aristas que salieron a marchar. Si tomas ese conjunto y observas bien, es un cuestionamiento total al sistema neoliberal. Desde la atomización se llegó al todo. Esos átomos se han realimentando, uniéndose.

EC: Es interesante el movimiento chileno ya que se han unido grupos que son totalmente opuesto para luchar contra el neoliberalismo.

JB: Por ejemplo, tienes a las barras bravas de los dos equipos más grandes de Chile, que antes se odiaban y ahora solidarizan juntos, marchan ante el enemigo común: el gobierno. Es una oportunidad maravillosa que cambiará Chile, sin duda. Esto es lo mas bonito de la conciencia humana. Por un lado, esta la conservación de la que nos hablaba Darwin, y por otra parte, que la vida es experiencia y se va modificando, que no conoce en que terminará la evolución.

-EC: ¿Cuál es tu opinión de los políticos y la elite chilena?

-Javier Rebolledo: Creo que por ética todos los partidos chilenos que fueron financiados por Soquimich (empresa privada ligada al ex yerno de Pinochet que entregó dinero a todas las campañas políticas recibiendo facturas falsas), deberían desaparecer del espectro. Lo que hicieron es imperdonable. Por eso deben retirarse todos por vergüenza. Eso pide el país a gritos.

EC: ¿cambiarán el sistema o se mantendrán con sus privilegios?

-JB: Los chilenos no queremos sólo mejores servicios sociales sino que queemos entregar la fe pública para gobernar a personas que tienen el curriculum limpio. Lo peor es que hoy en día muy pocos funcionarios públicos se salvan. El porcentaje de aprobación del Presidente es del 4% y los políticos es un 2%. Ahora las acciones de los políticos no tienen validez frente a la gente y, ¿en base a que van a dirigir?. Los políticos deben poner sus cargos a disposición.

-EurolatinpressCultura.com: ¿Como ves a la izquierda en este momento? ¿Lograrán ser líderes en las transformaciones, pese a que todas las instituciones y políticos están desprestigiados?

Javier Rebolledo: Los comunistas chilenos han ido evolucionando. Yo no veo en ellos que quieran aplicar el marxismo leninismo. Veo un partido al lado de la gente, minorías sexuales, étnicas, oprimidos,. En este estallido han estado ahí, con imperativos éticos. Por ejemplo, el alcalde de la popular comuna de Recoleta, Daniel Jadue viene proponiendo varias políticas que son necesarias para el mejor vivir de la población. Los comunistas son gente que esta en la calle, adelante en las propuestas.

-EC: Los graffitis en las paredes de Santiago, que aparecieron durante el estallido social el pasado 18 de octubre, los haz convertido en un libro, ¿qué nos puedes contar de este trabajo?

Javier Rebolledo: Hace un mes publicamos un libro que se llama ‘Hasta que valga la pena vivir. La revolución de octubre en los muros de Santiago‘. El libro refleja la memoria que queda en los muros de la capital tras el estallido social. Hay todo tipos de expresiones y petitorios que la población quiere que se hagan realidad. Para dar vida a sus páginas lo ordenamos por temática. Construimos un muro por tema, por página. Luego hay una crónica periodistica para cada muro, explicando que pasa en Chile en materia de salud, en educación, históricamente, etc.

En este libro hemos puesto todas las expresiones gráficas de la zona cero antes que la brocha gruesa del Estado los pueda borrar de la mente de los chilenos.