“Hail Satan?” es el nuevo documental que estrena Filmin el 19 de febrero y que dejará pensando a más de algún espectador. Es una hilarante película que arroja luz sobre el auge del satanismo en Estados Unidos en los últimos tiempos.

La imagen del satanismo y del macho cabrío siempre se ha asociado a la muerte, a lo maligno. Por ejemplo, desde que en los años 60 cuando Anton Szandor LaVey fundó la iglesia de Satán, el movimiento ha sido denostado y perseguido en los medios.

Sin embargo, el documental «Hail Satan?» indaga en los orígenes y el nascimiento de una organización religiosa llamada El Templo Satánico. Una especie de «club» con sede central en Salem, Massachussets, USA, que promueve 7 dogmas pro derechos sociales.

Fundada hace seis años, su misión es enfrentar la propaganda del cristianismo ultra católico. Y enfrentar a un poderoso lobby que transformó en un Estado teocrático a la tierra de las oportunidades.

Penny Lane, directora de esta peli premiada en Sitges, ofrece una mirada actual y mordaz a este grupo religioso no teísta. Grupo de metaleros, frikis, abogados, y ciudadanos pensantes, que lejos de sacrificar animales, o hacer orgías, ayuda a la comunidad, denuncia la pederastia y asume un rol social.

El ateísmo es aburrido

“El ateísmo es aburrido” señala la cineasta. “Sólo afirma lo que no eres. No aporta una mitología ni un conjunto de valores; carece del sentido de comunidad”, agrega.

En cambio, El Templo Satánico’, que nació en 2013 como una broma, promueve los Derechos Humanos, la separación entre la Iglesia y el Estado, y el aborto legal. Asímismo en su agenda está frenar la discriminación hacia los colectivos minoritarios.

trailer en Filmin

Además, pese a ser un movimiento filosófico y no creer en un Dios, adoptan el símbolo de Baphomet, que representa la irreverencia y la rebelión frente a la tiranía teocrática.

A medida de que los mormones o evangélicos se hacen más fuertes, los satánicos luchan contra unas religiones que piden obediencia ciega de los creyentes. Y que cuestiona la ciencia en tiempos de pandemia y niega las vacunas. De esta manera, se va destapando una maraña de conceptos sin validez científica que guían las políticas norteamericanas.

“Entiendo que haya gente a quien le cause rechazo que alguien se identifique como satánico, dado que existe la idea de que Satán es el autor de todo el mal y la crueldad en el mundo. Sin embargo, espero que nos juzguen por nuestras acciones y revisar sus ideales acerca del satanismo”, explica el cofundador, Lucien Graves.

En este doc de filmin se muestran a unos satánicos como tú, gente común, que creen en el laicismo

¿Ser satánico se puede ligar con el laicismo? ¿es el ángel caído un rebelde ante la dictadura teocrática?

Durante más de hora y media de metraje, la cámara de Penny Lane recoge con mucho sentido del humor los sucesos que se desencadenan durante las manifestaciones de varios grupos satánicos frente a espacios públicos cooptados por la religión.

A medida que los fieles de esta organización ganan batallas como la diversidad de cultos (que está en la Constitución yanqui) y señalan a las autoridades como las responsables de la falta de libertad religiosa, se esconde la lucha por la libertad de expresión.

Aunque lo más importante de todo es que se vuelve a poner en el tapete como un credo gobierna el imperio más poderoso de los últimos tiempos.