Shane MacGowan, carismático líder de la banda punk folk The Pogues, falleció en Dublín, Irlanda, a los 65 años tras luchar contra una larga enfermedad.

Su esposa Victoria Mary Clarke informó a través de RRSS que «Shane, que siempre será la luz que me guiará, se ha ido para estar con Jesús, María y su hermosa madre Teresa».

Además destacó que «no hay manera de describir la pérdida que siento y el anhelo de una sola de sus sonrisas que iluminaron mi mundo. Gracias, gracias, gracias, gracias por tu presencia en este mundo que hiciste más brillante».

Shane, que era amigo muy cercano de Johnny Depp y con quien realizó el documental sobre su vida ‘Crock of gold’, era reconocido por ser el «cantautor más importante de su generación» .

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Victoria Mary Clarke Angels (@victoriamaryclarke)

Los perfiles de RRSS de la banda también se despidieron del bebedor empedernido. «Shane murió en paz a las 3 de esta mañana con su esposa Victoria y su familia a su lado».

Shane dio visibilidad a los irlandeses en Londres

El cantante y compositor de la banda de música folk irlandesa con espíritu punk tuvo un infancia hermosa en su natal Irlanda, Eire, aunque nació en Londres.

En una granja comenzó a sentir el amor por su tierra y sus orígenes. Luego comenzó a cantar en tabernas mientras bebía pintas desde los 6 años.

Es que el poeta era un borracho con todas sus letras. A pesar de que ha pasado por centros de «rehab» para desintoxicarse, nunca dejó de beber.

La historia de su vida es alucinante. Desde su llegada a Londres es golpeado por ser un «paleto irlandés». Apenas ingresa en las mazmorras del punk conoce a los Sex Pistols y a The Clash, en sus conciertos y con su estilo se gana el respeto de todo el under de la época.

Tras el declive del punk, MacGowan funda The Pogue a comienzos de los 80. La banda, que fusiona el sonido celta de las tabernas con las notas modernas, renovó la música irlandesa consiguiendo un espacio en la industria.

Lo que destaca de su música es la lírica que unió a todos los inmigrantes irlandeses pobres que vivían en la City. El un éxito mundial le llega en 1987 con la desgarradora canción «Fairytale of New York». A partir de ahí The Pogue comienza a girar por todo el orbe para mostrar su destreza compositiva y su poder musical.

Con Shane MacGowan en la voz The Pogues tiene una época de esplendor en la que editan sus discos más célebres hasta ‘Hell’s Ditch (1990)’.

Shane, el amantre de las tabernas en Irlanda, Dublín y Londres

Sin embargo, MacGowan es expulsado de la banda en 1990 tras el lanzamiento del álbum Hell’s Ditch producido por Joe Strummer (The Clash). ¿La causa? Su constante amor por la botella y la fiesta le hacen perder el norte. A esto se suma una caída desde una Van estando de gira. El ex cantante de Clash le reemplaza al frente del grupo y salva la gira.

Tras años de tours que le enloquecieron, y le llevaron a la drogas duras, Shane logra salirse de la explotación de su manager. Comienza un nuevo camino y funda la banda: The Popes.

Pero nada fue igual. Eso sí, se mantuvo fiel a la pinta de Guinnes. Siempre vivió a su manera, perdió todos los dientes e incluso Bob Dylan le llamó para que cantase con él en el escenario. Se había convertido en una leyenda pese a todo.

El poeta indomable publicó algunos discos más como solista y escribió el libro autobiográfico ‘A Drink with Shane MacGowan‘ junto a su amada y fiel esposa Victoria Mary Clarke.

Hasta hoy 30 de noviembre que dejó la tierra y se puso a llover en Dublín, Irlanda, en Londres y en Madrid. En todo el mundo.