«La Estrella» es el nuevo álbum de Chancha Via Circuito. Es un discazo lleno de vanguardia musical que mezcla el folclore latinoamericano de forma magistral con la electrónica.

Pedro Canale, productor, compositor y DJ argentino, es el músico que esta detrás de Chancha Via Circuito, proyecto que nació en sus encuentros con los pueblos indígenas de los Andes. Desde sus inicios, por 2005, Canale ha intentado hermanar culturas, géneros, generaciones. Pero sobre todo ha presentado con éxito la música tradicional sudamericana, especialmente los ritmos andinos, en las salas de conciertos gracias a su extraordinaria capacidad de fusionarla con la electrónica experimental.

Porque seamos sinceros: la electrónica bebe de los sonidos de la tierra y de los pueblos primigenios. Estos han sido autóctonos y vanguardistas a la vez.

Folklore digital en su forma más minimalista pero con potencia y ritmos

Bueno,“La Estrella” es el quinto LP que Chancha Via Circuito, que publica bajo el sello neoyorquino Wonderwheel Recordings.

Con este nuevo Lp, Canale ha querido que las músicas tradicionales y el beat del futuro se sumerjan más en el baile y los ritmos tradicionales, menos prágmáticos, mediante el ‘formato canción’ que se abre mas a un universo melódico del oyente.

Por ejemplo canciones instrumentales como “La rosa china” recupera el espíritu inicial del proyecto, tan cerca de la cumbia digital psicodélica como del baile selvático.

En “Vedanta” logra una pieza que juega con los graves y la luminosidad de los instrumentos de viento y de teclas. En tanto, en Dandeleon” y “Monolina” se logra un tipo de dub folclórico con una base de hip-hop brutalista.

Canale maneja de lujo los ritmos y sonidos andinos, y la cumbia colombiana, para generar una beats bailables incontrolables

También, Chancha Vía Circuito alumbra hits cumbiacheros en «El Pavo Real» junto a Meridian Brothers. O prueba con el pop folktrónico junto a las argentinas Fémina de «Cometa».

Hay nueva colaboración junto a su amiga Lido Pimienta en “Amor en silencio”, himno de sororidad donde las marimbas surfean entre beats atronadores. La mezcla andina selvática y electrónica sigue presente en “Ese peso” junto a las hermanas colombianas Las Áñez.

Otro temazo es el carnavalesco beat “El árbol y el hacha” junto a Federico Estevez. Por otra parte, “Ouh Lord Ouh Dios” junto a Manu Ranks nos lleva en un viaje reggae-roots muy interesante.

El disco termina con la hermosa canción Aguacero en la voz de María José Montijo que nos transporta a la selva, a la libertad, a nuestro interior.

Sin duda, este es un álbum llamado a convertirse en unos de los mejores del año ya que su factura es hermosa y musicalmente perfecta.