Llega a los cines ‘The Beast’, una adaptación del libro ‘La bestia en la jungla’ de Henry James. El filme nos traslada a un futuro distópico dominado por la inteligencia artificial y en el que las emociones humanas se consideran una debilidad.

También se estrena Los niños de Winton, biopic que cuenta la vida del empresario británico Nicholas Winton. Este ciudadano ayudó a rescatar a cientos de niños de los nazis en vísperas de la Segunda Guerra Mundial. El protagonista es el maestro Anthony Hopkins.

Por María Eugenia Román

THE BEAST
DIRECTOR : BERTRAND BONELLO
DISTRIBUIDORA : CARAMEL FILMS

Combinando la ciencia ficción y el melodrama, el director Bertrand Bonello explora los cambios que el avance tecnológico ha generado en nuestras vidas. Por ejemplo destaca cómo han mutado las relaciones humanas, en este caso, a partir de la irrupción de la inteligencia artificial.

Este original y desafiante romance distópico a través de los tiempos tuvo su estreno mundial en el Festival de Venecia,y le dio el premio a la mejor actriz para Léa Seydoux en la Seminci.

Bertrand, que además es guionista y compositor, señaló de The Beast que «en primer lugar, quería hacer el retrato de una mujer y abordar de frente el amor y el melodrama. Después,confrontarlo con el cine de género, ya que para mí el romance y el género parecen responder el uno al otro. Mi deseo era entrelazar lo íntimo y lo espectacular, el clasicismo y la modernidad, lo conocido y lo desconocido, lo visible y lo invisible. Hablar, quizás, del más desgarrador de los sentimientos, el miedo al amor. The Beast también es el retrato de una mujer que casi se convierte en un documental sobre una actriz».

Léa Seydoux y George Mackay viven un amor imposible en The Beast, que transcurre en tres tiempos.

En mi opinión la película dura demasiado. Se utilizan 146 minutos para narrar tres historias con la misma pareja durante tres periodos distintos.

Aunque es provocadora. Es una propuesta que transita entre géneros y puestas en escenas, ahonda en la laberíntica historia del amor, el miedo, y al igual que el relato de Henry James, la terrorífica sensación que hay una bestia agazapada lista para atraparte.

LOS NIÑOS DE WINTON
DIRECTOR : JAMES HAWES
DISTRIBUIDORA : DIAMOND FILMS

Este biopic nos sumerge en la historia de un joven corredor de bolsa británico, Nicholas «Nicky» Winton (Anthony Hopkins), quien ayudó a rescatar a cientos de niños de los nazis en la antigua Checoslovaquia en vísperas de la Segunda Guerra Mundial.

Fue un acto casi olvidado durante 50 años, y del que Nicky vive atormentado por los fantasmas de los niños a los que no pudo rescatar, culpándose por no haber hecho más.

En 1938 «Nicky», de 29 años, pasó nueve meses ideando un plan aparentemente imposible para rescatar a cientos de niños judíos y encontrarles un hogar en el Reino Unido. Para ello creo un comité y buscó financiamiento con anuncios en los periódicos. Winton debía encontrar a ciudadanos en su país que aceptaran hacerse cargo de estos chicos. Y el plan funcionó. Se calcula que miles de personas están vivas hoy en día gracias a sus esfuerzos.

Sir Nicholas Winton, es conocido como el Schindler británico, ya que rescató a 669 niños de la Checoslovaquia nazi. La mayoría de ellos nunca volvieron a ver a sus padres ya que estos fueron asesinados.

Dirigida por el director británico James Hawes, completan el reparto Helena Bonham Carter, Jonathan Pryce, y Romola Garai. El actor Johnny Flynn interpreta al joven Nicholas Winton.

El libro que inspiró la película lo escribió Barbara, hija de Nicholas y Grete Winton. Barbara compartía en sus páginas la profunda humanidad, la tenacidad y la determinación de Nicky de hacer lo correcto. Le apasionaba preservar su historia y se convirtió en una ferviente activista que continuó el trabajo de su padre para apoyar a los niños refugiados.

En tanto, su esposo Steve y sus hijos Laurence y Holly continúan hoy en día dirigiendo el Sir Nicholas Winton Memorial Trust, creado por Barbara, para garantizar que la historia de Nicky siga inspirando a otros a hacer el bien.

Por su parte, Hawes no consigue recrear el miedo que generaban las fuerzas nazis en Praga. Pero en cambio Anthony Hopkins, emotivo y convincente, interpreta muy bien al septuagenario en su casa campestre y transmite el espíritu heroico de un ciudadano tan admirable como Nicholas Winton.