El Museo del Prado expone desde el 26 de novimbre hasta el 16 de enero del 2020: “No se puede mirar”. Una colección de dibujos de El Roto realizada específicamente para ser mostrada en el Museo madrileño. La idea es hacerla coincidir con la exposición de “Dibujos de Goya. Solo la voluntad me sobra”.

Andrés Rábago, (Madrid, 1947) conocido como El Roto, comparte visión crítica con la obra de Goya. Por ello ha elaborado una serie de dibujos en los que demuestra la inmutabilidad de la estupidez humana.

Esta exposición se recoge en el libro ‘No se puede mirar’ (y otras estampas). (Reservoir Books, 2019).

HUMOR NEGRO EN EL MUSEO DEL PRADO

«En el otoño de 2017 recibí de parte del Museo del Prado una interesante propuesta: realizar una serie de dibujos que tuviesen alguna relación con nuestra primera pinacoteca. Durante algunos meses (…) recorrí las salas con la intención de ir tomando apuntes e ideas de aquellos cuadros en los que me pareciera entrever alguna intencionalidad crítica, satírica o meramente humorística», declara El Roto.

«A punto de cerrar el cuaderno de notas y las visitas semanales, di con las salas de Goya y de nuevo me vi envuelto en el torbellino de su ya antiguo y poderoso influjo. Así, durante varios meses, sucumbí a la intensa fuerza gravitacional de su rico y a la vez directo lenguaje plástico y de su complejo mecanismo imaginativo. Luego, (…) di forma a lo que ha quedado recogido en la actual exposición del Claustro de los Jerónimos del Museo del Prado», explicó el dibujante de el diario El País.

El Jefe de Conservación de Dibujos y Estampas, Museo Nacional del Prado, José Manuel Matilla, señaló que «como es característico en las viñetas de El Roto, hay una combinación de humor. La mayoría de las veces negro. Con un intenso dramatismo, de modo que nada nos deja indiferentes. En ambos creadores nos encontramos con temas íntimamente ligados al comportamiento y la condición del ser humano. Sobre todo a sus miserias, al que critican –¡nos critican!– sin conmiseración».

El Roto firma en este libro un sentido homenaje a Goya. El pintor romantico fue un magistral observador del alma humana. La mirada ahonda en el espíritu negro de pintor español para ofrecernos un profundo examen sobre la persistencia de la estupidez terrenal.

De esta manera, convergen las miradas intemporales de dos artistas entregados a hacer partícipe a la sociedad de sus críticas al comportamiento humano.