Los Abismales aborda las diferentes formas del miedo y el amor. Todos los escritores recurren al miedo porque es tremendamente eficaz”, dijo el escritor zamorano Jesús Ferrero en la presentación de su novela en el mítico Premio Café Gijón.

Por María Eugenia Román

El autor, que ha vivido en Ginebra, París, y en 1994 se estableció en Madrid destacó que “la verdadera protagonista de esta obra es la ciudad de Madrid. A la que he recorrido caminando de cabo a rabo como periodista de calle.  Cómo no tengo coche, soy muy andarín y la he recorrido desde el centro a la periferia”.

 “Me hice noctámbulo en París, donde fui portero de noche. Le tengo apego a la noche”, reconoció el Premio Café Gijón.

También sabemos que el autor es terriblemente inquieto, un verdadero trotamundos pasó su infancia y adolescencia en el país vasco y Navarra y se licenció en historia por la Escuela de Altos estudios de París.

Los abismales’ (editorial Siruela, 18,95€) aborda las diferentes formas del miedo, el amor y el deseo en el Madrid actual a través de David, un profesor amante de los mitos, que hará de hijo conductor. La muerte de la novia será el primero de una serie de extraños acontecimientos que se suceden sin relación aparente en distintos sitios de la ciudad. La situación de caos y desasosiego se hace incontrolable y se apodera de Madrid como una epidemia.

Las masas descontroladas y furiosas entran en conflicto y aparecen los manipuladores, los demagogos, los profetas, haciendo de coro dramático en una historia llena de pasiones y realidades enfrentadas.

Obsesión por el miedo

Jesús Ferrero se confiesa obsesionado por el miedo. Para explicarse citó al premio Nobel Elías Canetti quien decía “nada le teme más al hombre que ser tocado por los desconocido”. Precisamente de esa obstinación surge esta historia.

“Me parecía muy interesante en reflexionar en las dos formas de terror y de miedo frente a lo desconocido. Miedo al terror que produce lo conocido. Este miedo está influyendo poderosamente en la sociedad. Tenemos miedo a repetir problemas del pasado. A ese territorio de privatización total y desnaturalización del estado de bienestar. Confío en que en un futuro próximo no nos sumerjamos en situaciones abismales”, explicó.

Ferrero remarcó tras recibir el premio Café Gijón que ‘Los Abismales’ “no es una novela paranormal. Los que dicen eso no se enteran bien», explicó un poco molesto durante la rueda de prensa. “No conozco a ningún escritor que dé claves de su novela porque el escritor pone el texto pero el lector con su imaginación pone los demás”. concluyó antes de levantarse.