Greenpeace: tras décadas de abandono rural y recortes, los montes de España son muy vulnerables

Greenpeace ha mostrado su preocupación ante el incendio que está afectando desde el sábado al entorno de Doñana, en Huelva. La organización ecológica, además de lamentar los hechos, pidió una respuesta coordinada y global ante la nueva generación de incendios forestales .

“La meteorología actual está siendo un aviso de lo que nos depara el futuro: estamos viviendo el comienzo de verano más caluroso de los últimos 40 años y se están batiendo récords de temperatura en algunas estaciones climáticas. En este contexto, tras décadas de abandono rural y falta de aprovechamiento, y tras años de recortes en prevención y extinción de incendios, los montes son tremendamente vulnerables a los grandes incendios”, señaló Miguel Ángel Soto, responsable de la Campaña de Bosques de Greenpeace.

Según Greenpeace las estadísticas de incendios forestales del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (con datos solo hasta el 31 de mayo) del presente año 2017 supera ya los datos de la media de la última década: mayor número de incendios forestales, mayor superficie afectada y mayor número de grandes incendios forestales (superiores a 500 Ha).

Los datos señalan que la Península Ibérica está sufriendo la peor sequía en los últimos 20 años y un verano adelantado con temperaturas extremas para la época del año, tras varios años, 2015 y 2016, que han batido récords de temperatura en buena parte del planeta, síntoma evidente del cambio climático.

“Los expertos señalan que el peligro no son los incendios forestales en general, no es el fuego. El verdadero peligro son las perturbaciones extremas, los incendios de alta intensidad, los incendios incontrolables debido al cóctel formado por falta de ordenación del territorio, acumulación y continuidad del combustible, abandono rural y cambio climático”, ha añadido Soto.

Además los ecologistas critican que los incendios de Pedrógão Grande (Portugal) y Doñana han devuelto de nuevo imágenes ya vividas en años anteriores en España durante los incendios forestales en zonas turísticas: cientos y a veces miles de personas, desalojadas o confinadas en sus viviendas, urbanizaciones, campings, etc. debido al avance de las llamas. “Se constata una falta de cultura preventiva en zonas de urbanizaciones situadas en entornos rurales y el incumplimiento de las normativas que obligan a elaborar planes de autoprotección en estos entornos de interfaz urbano-forestal”, agregan.

Greenpeace cree necesario un mayor apoyo a las Fiscalías de Medio Ambiente en el esclarecimiento y persecución del delito de incendio forestal. Además, el Gobierno debe proponer medidas valientes y decididas en la futura Ley de Cambio Climático que tengan como objetivo evitar que las temperaturas globales aumenten por encima del 1,5 ºC.

“Si queremos evitar que sean los grandes incendios forestales los que gestionen el paisaje durante los fenómenos meteorológicos extremos, tendremos que actuar nosotros antes de que lo haga el fuego. La inacción nos condena a más, más intensos y más destructivos incendios forestales”, ha concluido Soto.

Author: Prensa

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.