“Esta es una larga carta de amor y mi homenaje al buen periodismo que consiste en ir a los sitios más peligrosos de la tierra, para ver la historia y volver a contarla. Y a veces no vuelves” dijo Pedro J. Ramirez, director de El Español en la presentación de sus memorias “Palabra de Director·” en el Círculo de Bellas Artes de Madrid

En el centro cultural rindió un cálido homenaje a Julio Fuentes, José Luis López de la Calle y Julio Anguita Parrado, reporteros de guerra que no volvieron.

Ahora cuando cumple 40 años como director de periódicos, echa la vista atrás escribiendo sus memorias porque “había cosas que sólo podía contarlas yo. Soy consciente de que habrá a quienes no les guste. Pero mi único ajuste de cuentas va a ser con la verdad”.

Por María Eugenia Román

Las memorias de Pedro J. traerán polémica. Desde el principio recuerda que cuando fue director de Diario 16 publicó noticias impensables para la época. “Eran tiempos muy complicados y cuando Manglano llegó al cargo de Director de CNI recibió la comunicación que había un grupo de oficiales que querían formar un comando para asesinarnos a Cebrián y a mí. Yo recibí anónimos de distintos grupos terroristas desde el Batallón Vasco Español y en muchas ocasiones de ETA. Me lo contó después Suárez Gamboa, el arrepentido del comando que en 1985 intentó asesinarme a la salida de un partido de baloncesto en el Ramiro de Maeztu».

¿Por qué el título de “Palabra de director? Pedro J : El director tiene que tener palabra y credibilidad junto a su equipo

En tanto, en el prólogo de su libro hay una frase de Juvenal;” La búsqueda de la verdad,” y la otra es de Séneca; “El ímpetu de los adversarios no debe doblegar el ánimo del hombre fuerte”. Pedro J explica que “he tratado siempre de cumplir mi obligación como director de periódicos y nunca he actuado contra nadie por inquina o razones personales.

Pedro J. habla de Adolfo Suárez con afecto. «Cada año que paso admiro mas su figura”. Otro recuerdo es lo que decía Suárez a menudo; “ me gustaría que los españoles me quisieran por lo que hicimos”.

De historia reciente de España rememora las dificultades de la transición, el 23F y el juicio en su contra posterior, el ascenso de los socialistas de Felipe, la época sangrienta de ETA, la trama de los GAL, los atentados del 11M y el intento de Aznar de atribuírselo a ETA.

Además escribe sobre el vuelco de las elecciones a favor de Rodríguez Zapatero, y la caída en desgracia del Rey Juan Carlos, “que al principio respetaba”.

Un capítulo interesante son sus recuerdos de hace 30 años cuando publicó su primer artículo en que se mostraba crítico con el Rey Juan Carlos I. Confirma que el Rey Emérito estuvo implicado en su destitución como director de Diario 16 y un cuarto de siglo después en su salida como director de El Mundo.

“Sigo sintiendo indignación, vergüenza y decepción. Pero ahora también siento lástima por él, ya que está terminando su vida de la peor manera posible”, dice Pedro J.

De los personajes internacionales que ha conocido en sus viajes internacionales sus memorias viajan a 1973 en Estados Unidos mientras el caso Watergate estaba en plena efervescencia. En esta época conoció a Ben Bradlee, editor del Washington Post, del que recibió la mejor lección de periodismo teórico y práctico, Y del que imitó sus tirantes y camisas de rayas que pasaron a formar parte de su propia imágen

Sin embargo, otro personaje que lo impactó en su contacto físico fue Cherlenko. “Se balanceaba como un plantigrado herido. Yo fuí el periodista que dijo eso porque tuve esa percepción”. También Bill Clinton le cayó muy bien por su pragmatismo e idealismo.

Es Pedro J Ramírez a corazón abierto, siempre polémico, siempre periodista.