Hay que destacar que el cine de suspense y de ciencia ficción ‘Made in Spain’ cada día estrena películas de gran factura técnica, guión y actuaciones: El Hoyo (The platform en inglés) es un ejemplo del buen trabajo hispano en cine.

Por ello no es raro que los norteamericanos se lleven a varios directores españoles (Paco Plaza, Collet-Serra, Fresnadillo,Vigalondo, Rodrigo Cortés,etc) a Hollywood para dirigir películas de terror que luego, si bien tienden a ser mediocres ya que pierden esa frescura en pos del negocio, son bastante mejores que los típicos reboots gringos que cuentan una y otra vez lo mismo.

Pues bueno, sin duda pronto veremos a Galder Gaztelu-Urrutia, director de El Hoyo, o a sus guionistas de David Desola y Pedro Rivero en tierras californianas.

EL HOYO NOS SUMERGE EN LA MISERIA HUMANA

El filme #ElHoyo llega en un momento en que el mundo vive una pandemia #Coronavirus que puede sacar lo mejor o lo peor de cada uno. Desde su estreno el pasado 20 de marzo “El Hoyo”, premio a Mejor Película en el prestigioso Festival de Cine de Sitges, ha recibido críticas muy positivas de los espectadores, los reyes del negocio.

Con una puesta en escena #SCIFI nos presenta un futuro distópico, al estilo Black Mirror, donde el protagonista Goren (Iván Massagué) se inscribe en una cárcel de forma voluntaria con el fin de obtener un diploma universitario. Para su estadia de 6 meses pide un libro de El Quijote.

Los reclusos de esta prisión vertical viven asignados a un nivel concreto y tras 30 días son asignados al azar a otro de los 300 pisos de la plataforma. Para comer deben racionar los alimentos que encuentran en una plataforma que baja de una planta a otra.

Sin embargo pese a existir comida para todos, los confinados en ‘El Hoyo’, especialmente los primeros pisos sacan su lado más oscuro y codicioso. Y como en toda sociedad los de más arriba pueden disfrutar de más alimentos que los de abajo.

trailer El Hoyo

La historia recuerda a la peli coreano Snowpiercer, un tren donde los diferentes vagones son clases sociales. En un momento los últimos de la cola hacen una revolución para tomar los primeros carros. Pues El Hoyo va en ese camino pero es más filosófica y más dura, sangrienta, y critica a todos los estamentos de la sociedad. No sólo a la elite.

¿PODEMOS CAMBIAR A LA SOCIEDAD?

El protagonista Goren es un ciudadano virtuoso. Pero a medida que vive el horror de esta sociedad por niveles, comienza a volverse uno más de ellos y se corrompe. Eso sí, aún tiene esperanzas de mejorar el sistema. Busca la esperanza en los diferentes niveles, e incluso utiliza técnicas violentas.

¿La violencia es necesaria para el cambio? Para muchos es la respuesta pese a como la historia nos ha demostrado; esta nunca cambia nada sino sólo pone a otros arriba.

Goren junto a otro recluso intentará buscar la luz y hacer entender a todos los prisioneros que viven en las diferentes secciones que deben compartir para vivir mejor. ¿Será posible hacer reaccionar a la sociedad? ¿podremos cambiarla? ¿La juventud tiene puede mejorar el sistema?

Eso lo debes descubrir en Netflix . Aunque ya sabes que el poder siempre será igual suba quien suba a dirigirlo.

PALABRAS DEL QUIJOTE PARA ENTENDER A GOREN

Aquí os dejamos dos frases que lee Goren en ‘El Hoyo’:

“El grande que fuera vicioso, será vicioso grande y el rico liberal será un ávaro mendigo. Que al poseedor de las riquezas no le hace dichoso tenerles, sino gastarlas. Y no el gastarlas como quiera, sino saberlas bien gastar”.

“Al caballero pobre no le queda otro camino sino el de la virtud, siendo afable, bien criado, cortés y comedido, y oficioso, no soberbio, no arrogante no murmurador, y, sobre todo, caritativo…”.

Saca tu propias conclusiones …

el hoyo de Netflix