Los reglones torcidos de Dio, por fin, se estrena el 6 de octubre. La cinta, basada en la aclamada novela de Torcuato Luca de Tena de 1979, narra la historia de Alice Gould, una detective que ingresa en un hospital psiquiátrico fingiendo un estado paranoico con el propósito de seguir las pistas en un caso de asesinato que ocurrió en el centro unos meses atrás.

En un entorno de enfermedades mentales, identificar qué es verdad y qué no lo es, resulta bastante más complicado de discernir.

Los protagonistas de Los renglones torcidos de Dios son Eduard Fernández y Bárbara Lennie. Su director, Oriol Paulo, catalán que ha destacado por películas como ‘El cuerpo’ (2012), ‘Contratiempo’ (2016) y ‘Durante la tormenta’ (2018), ha estado filmando durante 10 semanas la peli y ahora nos presenta dos horas 30 minutos de intrigas, verdades, mentiras y juegos mentales. El guion lo escribió Oriol junto al Premio Nacional de Literatura Dramática en 2020, Guillem Clua.

Sin duda la llegada a los cines de la adaptación de la la novela es muy esperada por la generación de españoles nacida en los años setentas. ¿Por qué? Es un libro muy popular debido a que era lectura obligada en el Instituto y ganó muchos fans por su enrevesada historia llena de suspense y thriller.

Según Oriol Paulo, quien presentó la película en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, el primer corte duraba más de 3 horas. Incluso pensó en hacer una serie de tres temporadas pero se la jugó por crear un filme donde se reconociese el ambiente que inspira la novela.

Los reglones torcidos de Dios- Oriol Paulo- Torcuato Luca de Tena

Paulo sobre la adaptación de Torcuato Luca de Tena: «la única manera de triunfar es persistir e insistir en los proyectos en los que uno cree»

«El libro daba para varios capítulos sw una serie de televisión y ha sido un gran esfuerzo reducir el guion a dos horas. Pero logramos desglosar el libro para ver todas las patologías junto a los actores . No queríamos fragmentar todo la novela. Por ejemplo, Eduard habló con diferentes especialistas. Bárbara Lennie tuvo el apoyo de su madre que es psicoanalista. Y también nos estuvo asesorando. La idea era entrar en el mundo y mente de los pacientes. Hemos intentando generar el mismo efecto del libro que es mostrar el hilo que separa la locura de la cordura».

Hay que destacar que la puesta en escena y fotografía es muy profesional, y no envidia a ninguna producción hollywoodense. Si bien se hace muy larga la historia y el final creemos que podría haberlo acortado a dos horas, logra tener entretenido al espectador. Incluso Oriol confiesa que ha tenido como referentes a ‘Shutter Island’, de Martin Scorsese, ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’ de Milos Forman, y el cine de Claude Chabrol. Ello se nota ya que en algunas partes pensamos que iba a aparecer Leo DiCaprio entre los pacientes.

También Oriol contó a los alumnos de la UCM que rescribió los personajes con los mismos actores. «Cuando creó un guion visualizo los actores y quien podría ser los protagonistas. Eduard y Bárbara fue una petición mia expresa mía, una de mis condiciones para asumir el proyecto. Además de tener libertad creativa». 

Además explicó que tuvieron que renunciar a ciertos aspectos y personajes de la novela como el jardinero Cosme, debido a que sino la peli se hacia interminable. Sobre los actores del Sanatorio, Paulo trabajó independientemente con cada uno de ellos. «Hubo mucho trabajo de coaching para que sus personajes se asemejasen totalmente a los de la novela».

Preguntado sobre como logró hacerse un huevo en la industria del cine. Por ejemplo, Los reglones torcidos de Dios tuvo un presupuesto de 7 millones de euros. Según Paulo, la única manera es persistir e insistir en los proyectos en los que uno cree. «Si tu lo sientes va a pasar. Y no tomarse los NO como algo personal. Algo de suerte también hay que tener», djo ante un anfiteatro lleno de universitarios que aplaudieron con fuerza su nueva propuesta visual.