Veintitrés años ha demorado en regresar la obra de Eduardo Chillida a Chile. Gracias a la Universidad Católica de Santiago de Chile, y la colaboración de la Fundación Eduardo Chillida – Pilar Belzunce y el museo Chillida Leku, los fans andinos podrán ver la exposición ‘Eduardo Chillida. El espacio de las cosashasta el 31 de mayo de 2024.

La entrada es libre y se ha montado en la Galería de Arte del Centro de Extensión de la universidad en el centro de Santiago.

En total, la expo se compone de una treintena de piezas que ofrecen una nueva lectura del trabajo del artista vasco. Esta permite profundizar en las tesis esenciales que Chillida desarrolla a través de su obra y en su capacidad de generar espacios y moldear materiales más allá de la lógica escultórica y física que la tradición les ha atribuido.

La expo de Eduardo Chillida, que desembarca en la UC de Chile, mezcla obra gráfica y obra en papel que incluye algunas de sus famosas Gravitaciones. También hay maquetas de algunos de sus proyectos más ambiciosos de obra pública como Elogio del agua o Elogio del horizonte, entre otros.

El espacio de las cosas se enmarca dentro de la programación de Eduardo Chillida 100 años, la conmemoración del nacimiento del artista vasco que busca acercar la obra del artista a diversidad de culturas y multitud de rincones a lo largo del mundo.

«La muestra en colaboración con la Pontificia Universidad Católica de Chile constituye una oportunidad más de promover, divulgar y transmitir su obra, sus valores universales y sus aportaciones a la historia del arte», ha declarado Luis Chillida, hijo del escultor y presidente de la Fundación .

Un recorrido por las claves de la obra de Chillida

Hay que destacar que esta muestra que llega a Chile confronta la fragilidad de su obra Gravitaciones, su búsqueda de la perfección a través de sus series de manos, su pasión por los libros y una selección de estudios, maquetas y documentación de su obra pública.

El espacio, el límite, el lenguaje, la materia o su concepción del arte son abordados por la selección de piezas que agrupa la exposición.

Raimon Ramis, comisario de la muestra, explicó que «la obra de Chillida está impregnada por una obsesión hacia la perfección. Por ello no se acomoda a lo que sabe hacer, sino que se autoincomoda afrontando nuevos retos formales, técnicos y conceptuales».

A tanto llegaba la obsesión de Chillida que comenzó a dibujar con su mano izquierda para que la técnica no dominase sobre el pensamiento.

Sin duda, la cuestión del espacio y el límite se aprecia especialmente en Gravitaciones, donde la superposición de planos crea un espacio tridimensional que se conforma a partir de las líneas dibujadas por los límites de los distintos planos. Surgidas por casualidad según el propio Chillida, conforman una serie de obras en papel que el artista realizó a partir de la década de los 80.

Además, también en Chile se explora la importancia de la obra pública en la trayectoria artística del artista vasco. Por ejemplo, los visitantes podrán ver algunas de las maquetas de sus obras más destacadas realizadas en hormigón como Elogio del agua, escultura situada en el parque de la Creueta del Coll de Barcelona, en el distrito de Gracia. O Elogio del horizonte, obra que se encuentra en Gijón.