En esta nueva entrega de las películas de James Bond, que se estrenó el finde en los cines de España, nos muestra el final como agente británico del actor Daniel Craig, después de 15 años presentando un personaje con alma dura, agresiva y turbulenta.

Es que Craig fue un cambio drástico en el universo Bond. La imagen que expresó del espía del Martini seco dejaba de lado su sutileza y daba más presencia a sus puños, peleas, asesinatos, y venganzas. En definitiva, la acción pasaba a tomar el timón y pese a que a muchos no les gustó este nuevo 007, a medida que pasaban sus historias se ganó a los fans por lo vertiginoso de sus acciones.

Hay que señalar que los 163 minutos de metraje pasan volando gracias al director Fukunaga que sabe fusionar la acción con el guión y no hay tiempo para aburrise. Es más, los últimos 30 minutos son una montaña rusa que nos deja con la boca abierta.

Bueno, la historia nos sitúa con un Bond que ha dejado el servicio secreto y está disfrutando de una vida tranquila en Jamaica. Pero su calma no va a durar mucho tiempo. Su amigo de la CIA Felix Leiter aparece para pedirle ayuda.

La misión que se le propone es rescatar a un científico secuestrado resulta ser mucho más arriesgada de lo esperado. Aceptarla llevará a Bond tras la pista de un misterioso villano armado con una nueva y peligrosa tecnología.

Por María Eugenia Román

SIN TIEMPO PARA MORIR
DIRECTOR : CARY JOJI FUKUNAGA
DISTRIBUIDORA : UNIVERSAL INTERNATIONAL PICTURES

En la primera secuencia vemos a un James Bond romántico, que junto a su enamorada Madeleine (Lea Sedoux) a viajado a Matera, la ciudad italiana esculpida en piedra.

Sin embargo los atardeceres románticos se ven interrumpidos por la irrupción pirómana de Spectre, la organización terrorista dirigida por Ernst Stavro Blofeld (Christopher Waltz), a quien Bond encerró en una prisión de alta seguridad en la anterior saga.

Ahora el villano que se enfrenta al agente de Su majestad es Lyutsifer Safin (Rami Malek). Es un trastornado por su pasado quien en su isla maneja un laboratorio de armas biológicas amenazando a los poderes mundiales con una pandemia derivada de la cepa de la viruela que acabaría con la vida de millones de personas.

La despedida de Craig como James Bond en parte lo vuelve mas humano. Aunque mantiene ese carácter duro, peléon, con muchas peleas cuerpo a cuerpo, persecuciones, explosiones, que siempre caracterizó a su personaje.

Fukunaga mantiene las carreras vertiginosas, cochazos con gadgets ocultos, y armas biológicas secretas que amenazan a la población mundial, que es parte de la vida de 007. Además hay que decir que la relación entre Lea Sedoux y Craig es totalmente convincente. Su química es la más intensa de todos los romances de James Bond.

‘Sin tiempo para morir’ es un brillante final de fiesta. Sin duda, esta es de las mejores películas de Daniel Craig como James Bond, quien ha aportado a 007 un carisma y una profundidad inmensa

La cinta captura perfectamente la carrera de Craig, como el icónico espía que creó Ian Fleming. Es una épica, explosiva y emotiva despedida del agente de su Majestad, que ha salido por la puerta grande. En este adiós ayuda la música de Hans Zimmer que nos envuelve en un halo de acción muy entretenido.

En tanto, la canción principal también se vuelve protagonista del filme y es interpretada por Billie Eilish. Según contó Stephen Lipson, su productor, fue el mismo Daniel Craig quien se acercó a escucharla al estudio y le dió su aprobación.

El tema de Eilish es electrizante y está coescrita con su hermano Finneas O’Connell. Forma parte de la lista oficial de singles más vendidos del Reino Unido en su primera semana de publicación, tras una cautivadora interpretación con Hans Zimmer en los Premios BRIT.

De esta manera Eilish, a sus 18 años, se unió a incomparable de cantantes, entre otros Adele o Chris Cornell, al honor de contribuir con un tema para la serie de James Bond películas.