“Entre Manila y Cantón. Arte botánico de Asia en el Real Jardín Botánico’ ha abierto su puertas en Madrid. La exposición reúne setenta y cuatro dibujos originales procedentes de tres expediciones españolas organizadas a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Esta misiones de 1700 fueron dirigidas por Juan de Cuéllar en Fiilipinas, Alejandro Malaspina y la Real expedición filantrópica de la Vacuna.

Por María Eugenia Román

Los descubrimientos geográficos de los siglos XV y XVI abieron una nueva era la comunicación entre los continentes. Ello permitió intensificar los intercambios culturales, económicos y comerciales en todo el orbe.

A partir de los viajes se conocieron en España diferentes especies como el árbol del pan, el canelo, la cúrcuma, la pimienta, entre otras. Toda esta historia de descubrimiento se puede ver en el Pabellón Villanueva del Jardín Botánico de Madrid a partir del 12 de septiembre. Es una impresionante expo de arte científico-botánico asiático que se extenderá hasta el 18 de diciembre.

El director del Real Jardín Botánico de Madrid, Esteban Manrique, explicó que “esta exposición nos permite presentar las colecciones más desconocidas del Jardin Botánico”…”También, es una invitación a disfrutar de la especial mirada de los artistas asiáticos sobre la flora del continente”, agregó.

Por su parte, la comisaria de la muestra, Esther García Guillén, señaló que el visitante se situará entre estos dos enclaves. A través de las colecciones de dibujo asiático del Real Jardín Botánico y las expediciones que las reunieron. En total hay más de mil trescientos dibujos de flora filipina y china que vienen desde los enclaves asiáticos.

La historia comienza en 1785 con Juán de Cuéllar

Juán de Cuellar, alumno del Real Jardín Botánico, fue enviado a Filipinas para trabajar como botánico naturalista en el campo de los cultivos útiles, donde no perdió el tiempo.

“Cuéllar reunió una interesante colección de dibujos de plantas útiles, que comprendía también especies americanas naturalizadas en las islas. En conjunto, la colección tiene una cierta influencia asiática. Muy evidentes en los diseños desde el árbol completo a las hojas, frutos y flores a mayor escala.

Malaspina, cartógrafo de la Costa Asiática

Por su parte, la otra expedición marítima alrededor del mundo dirigida entre 1789 y 1794 fue guiada por el marino de origen italiano Alejandro Malaspina. Esta tuvo como objetivo realizar levantamientos cartográficos de las costas visitadas. También debía informar de la situación comercial, económica y social de los territorios españoles recorridos.

Las expediciones a Asia por parte de españoles tienen mucha historia. Por ejemplo, el cirujano militar español, Francisco Javier Balmis (1753-1819) recibió en Cantón en 1806 una colección de dibujos como agradecimiento por difundir la vacuna en aquella región.

A su vuelta a la peninsula, Balmis donó los dibujos al Real Jardín Botánico en 1815. Se trata de una colección de 230 anónimos, realizados sobre papel de algodón. Incluyen los nombres de las plantas en caracteres chinos y su correspondiente transcriptción fonética.

LOS DIBUJOS CHINOS : ARTE BOTÁNICO DE ASIA

En la muestra también hay catorce dibujos pertenecientes a la colección del médico y naturalista holandés Jan Le Francq Van Berkhey.

“Los dibujos chinos de la colección Van Berkhey están dentro del género de pinturas de flores y pájaros. Es un reconocido dentro del arte chino y asociado a la filosofía taoísta que enfatiza la armonía con la naturaleza. Son dibujos anónimos realizados en papel europeo con filigrana jesuíta. Adquiridos problablemente por Van Verkhey con la intervención de la Compañía holandesa de las Indias Orientales”, destacó García Guillén.