Este 8 de junio de 2024 se cumplen 100 años de la desaparición de Georges Mallory y Sandy Irvine en la arista Norte del Everest , parte asiática de la cordillera del Himalaya.

Por eso, el director Jean Michel Jorda ha presentado el documental “Everest Invaders”, que alerta de la grave situación medioambiental que se vive en las montañas más altas del planeta. ¿Por qué? En la actualidad este terreno «inaccesible e imponente» se ha convertido en un inmenso terreno deportivo.

Día a día vemos imágenes de como el alpinismo es ahora un bien de consumo como cualquier otro y llegan a los picos más altos del mundo no solo los más preparados sino personas que quieren cumplir un sueño, pero pagando como turistas.

En el Himalaya han perdido la vida decenas de personas intentando conquistar la cima más alta del planeta. Sin embargo Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay rompieron el maleficio y consiguieron esta hazaña en 1953.

Durante décadas, coronar los 14 picos de 8.000m sobre el nivel de mar sin oxígeno ha sido un logro fruto de expediciones complejas, y muy arriesgadas. Solo los alpinistas más preparados, con más fortaleza y con un enorme conocimiento del terreno podían llegar al pico mas alto del mundo.

Las expediciones comerciales han convertido al Himalaya en un vertedero generando un grave problema medioambiental.

El problema de la contaminación de la montaña sagrada del Himalaya comenzó con la gran demanda de neo-alpinistas dispuestos a pagar elevadísimas sumas de dinero para cumplir un sueño sin prescindir de ciertas comodidades. Esto ha disparado una oferta comercial que literalmente ha urbanizado las montañas.

Por ejemplo, el campamento base situado a 5364m de altitud tiene pasillos y calles formadas por decenas de tiendas de campaña que, más que carpas, parecen posadas y tienen hasta televisión.

“Ahora puedes jugar al ping-pong en el Campo Base, puede que dentro de cinco años haya un hotel real” afirma el director del documental, Jean Michel Jorda.

Según Jorda en el campo 2, situado a 6500m de altitud, las instalaciones son impresionantes. «Cada tienda individual tiene calefacción, cama de madera y espejo. Además de oxígeno ilimitado por supuesto. Ya no se bajan los equipos de un año para otro».

Agrega el cineasta que cada vez son más los alpinistas que superan “los ochomil” y los índices de éxito baten récords.» Esta creciente afluencia de candidatos a la ascensión de un «ochomil» afecta al Everest desde hace más de quince años. El récord se batió en la primavera de 2019, cuando 858 personas, entre ellas 460 sherpas, alcanzaron el Techo del Mundo».

Por su parte, según datos de los agentes turísticos de Nepal unas 700 personas han vuelto a escalar el Everest este año 2024. La tasa de éxito es más del 70% de los candidatos. «Esto gracias a las rutas abiertas que cuentan incluso con cuerdas para ayudar en la escalada y en las que se viven verdaderos “atascos” en los ascensos en primavera», destacan en el documental.

A partir de la ocupación masiva del lugar se ha disparado el aumento de los residuos generando un verdadero problema en el Everest.

El Everest es el símbolo de todas las montañas. Pero este símbolo, es presa de todos los abusos que privatizan las montañas con la teoría del beneficio económico para los territorios.

Jean-Michel Jorda también destacó que “hay un riesgo muy grande de que, en un futuro muy cercano, los alpinistas no podamos volver a hacer alpinismo porque los precios suben. Los turistas no tienen la cultura de la montaña y no tienen los mismos objetivos”.

Pero el documental no quiere buscar culpables sino enseñar la realidad de cómo está hoy el imponente Himalaya e invita a una reflexión.

En tanto, el director del documental, Jean Michel Jorda, ha rodado 35 documentales premiados en 7 ocasiones y es un alpinista profesional desde hace más de 30 años.

Activista comprometido con el impacto del turismo de alta montaña, ha participado en soluciones para la gestión de residuos en Nepal. Por ejemplo participó en el proyecto de instalación de una incineradora en Pangboche, el último pueblo habitado durante todo el año antes al campamento base del Everest.

“Everest Invaders”, coproducido por Starlite Films, está disponible en plataformas y ha participado en festivales como Mendi Film de Bilbao