As Bestas es la nueva película de Rodrigo Sorogoyen, coescrita junto a Isabel Peña, que llega a los cines de España el viernes 11 de noviembre. El tándem creativo de filmes como “Stockholm”, “Que Dios nos perdone”, “El reino” y la serie “Antidisturbios”, con As Bestas ha firmado la que es su mejor historia. Apostamos de seguro que se llevará muchos cabezones en los Premios Goyas 2023 y esperemos en los Oscars.

El filme, que dura más de dos horas, cuenta la vida de Antoine y Olga, una pareja francesa que se instala en una aldea del interior de Galicia. Allí llevan una vida tranquila trabajando su huerto, aunque su convivencia con los lugareños no es tan idílica como desearían. Un conflicto con sus vecinos, los hermanos Santa, ha generado una tensión que día a día va creciendo en la aldea hasta que alcanzará un punto de no retorno. 

La mejor película del año con unos actores en ‘estado de gracia’

Dividida en dos partes. La primera intensa y brutal, donde el enfrentamiento entre los hermanos y Antoine genera una ansiedad tan fuerte que nos deja sin aliento. Los Santa, interpretados brillantemente por Luis Zahera y Diego Anido, logran dar varios sustos con sus personajes llenos de maldad y odio. Denis Menochet conecta de forma perfecta al representar la lucha por un sueño.

La segunda parte es más lenta, más femenina, pero igualmente agobiante. Durante la última hora vemos la lucha de Olga, mujer coraje (Marina Föis), por hacer justicia.

El título de la película, ‘As Bestas’, hace una referencia a la fiesta cultural y turística «Rapa das bestas», que consiste en cortar las crines de los caballos que se realiza en los curros o recintos vallados en Galicia. Tendrás que ver el filme para encontrar las conexiones del guion con la fiesta gallega.

Pues el filme nos sumerge en una fuerte dicotomía, en dos proyectos de vida irreconciliables. Es el choque entre los lugareños, hartos de su insoportable existencia y un matrimonio de profesionales, urbanitas, que dejan la ciudad para vivir en el campo. La cámara de Sorogoyen enfrenta ambas posturas sin perder tiempo. Engulle al espectador con fuerza en los caminos rurales de la aldea y los conflictos. No hay juicios de valor ni morales. Pone las cartas arriba de la mesa y el espectador debe elegir, entender.

Desde ahí, el director reivindica la posibilidad humana de tener oportunidades, de comunicarnos y denuncia que la España Vacía no puede sostenerse mas si no se reparten bien las fichas.

Trailer de ‘As Bestas’ de Rodrigo Sorogoyen

Por su parte, el guion de As Bestas bebe de pelis como Perros de paja  de Sam Peckinpah (197)1 y de Deliverance de John Boorman (1972),. También de Grizzly Man, doc del alemán Werner Herzog, y el ensayo La España vacía (Turner, 2016).

Sorogoyen e Isabel Peña declararon en la Facultad de Comunicación de la Complutense que «lo más difícil que nos ocurrió en el proceso de grabación fue filmar a los animales. Especialmente las vacas que no sabíamos a donde iban». Es normal que la dupla subraye que los actores han sido lo más fácil de llevar ya que su complicidad es total. Se meten tanto en el papel que parece un docureality.

La idea de montar ‘As Bestas’ surgió en el director tras escuchar la historia Margo y Martin. Dos holandeses que llegaron a Santoalla, una recóndita aldea de la montaña ourensana en la que solo vivía otra familia, los Rodríguez. La convivencia, que comenzó bien, pronto se tornó conflictiva hasta la misteriosa desaparición de Martin en 2010.

Hay que destacar, además de la excelentes actuaciones de los actores profesionales y los no tanto, al director de fotografía Alex de Pablo que nos muestra El Bierzo de manera majestuosa, recorriendo sus montes y bosques con gran prolijidad.

También señalar el buen trabajo de Olivier Arson en la composición musical. Los temas de la BSO (Banda Sonora Original) que acompañan las escenas de suspense dejan el corazón a mil pulsaciones por segundo.

En definitiva, As Bestas es una película que no debes perderte. Empezando por la interesante historia que cuenta pero también por el problema que transmite: la incomunicación y violencia que surca a la humanidad desde siempre.