Plaza San Idelfonso – Madrid – Malasaña

SOS Malasaña, un grupo de vecinos de Malasaña, se han reunido con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, para pedirle ayuda.

Los vecinos de Malasaña le dieron a conocer a la politica que están «acorralados por el botellón y los bares ilegales por el ruido permanente por encima de los límites legales».

La alcaldesa de Mas Madrid designó para el barrio pop madrileño un delegado para solucionar los problemas que los vecinos ven a diario.

En primera instancia diseñarán un plan para terminar con el «parque temático de ocio y turismo» ya que hay «un bar por cada 50 habitantes y 25 hogares junto a miles de pisos turísticos».

El portavoz de SOS Malasaña, Jordi Gordon destacó que «Manuela Carmena nos ha dicho que está a favor de que el barrio recupere su esencia y cómo se pueden potenciar los aspectos positivos que tiene el barrio, de convivencia, de barroco, de manera de vivir». Gordon agregó que «Malasaña está muriendo de éxito con el monocultivo de la gente que viene de marcha, a beber, y que destroza todo y no nos vivir, junto a los apartamentos, la especulación inmobiliaria».

En cifras, Malasaña tiene alrededor de 35.000 vecinos que viven a diario en el barrio y no son turistas. Ellos se siente cercados por «pisos turísticos, la especulación inmobiliaria que desahucia a los vecinos; la suciedad; la desaparición del comercio de proximidad».

SOS Malasaña propone a Manuela Carmena que el barrio vuelva a ser para los vecinos. Sin perder su marcha pero respetando su tranquilidad y desarrollo.