• El escritor peruano, recientemente Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa visitó Madrid para presentar su nueva novela, «El sueño del celta«, que ha sido traducida a 17 idiomas y que con 500 mil ejemplares invadirá las librerías de América Latina y España.
  • Vargas Llosa, que llevaba cinco años sin publicar obras literarias, recibirá el premio Nobel de Literatura en una ceremonia en Estocolmo el próximo 10 de diciembre.
  • «El sueño del celta», está inspirada en un hecho real, la colonización del Congo por parte del rey belga Leopoldo II en Africa a finales del siglo XIX y principios del XX, y un personaje también real, el irlandés Roger Casement, que denunció las barbaridades que los europeos estaban cometiendo en el continente africano y en la Amazonía peruana a comienzos del siglo XX.
  • En la capital española, Vargas Llosa no se calló para nada y criticó la piratería que se ha tomado las calles de América Latina, especialmente su país, Perú, donde 6 de cada 7 libros se venden de forma ilegal. Para el Nobel, es el «reflejo del escaso o nulo respeto a la legalidad» y añadió que «falta una decisión gubernamental para acabar con la piratería y refleja la falta de conciencia de que la legalidad es realmente la civilización».

Mario Vargas Llosa habló claro y fuerte sobre América Latina en Madrid durante la presentación de su novela ‘El sueño del celta’ y analizó la actual situación política de la región. “Hay que hacer una matización en el caso de Sudamérica. Hay gobiernos democráticos y otros no lo son. Aunque hay una avance en cuanto a los gobiernos de derecha que ahora ya no llaman a los militares sino que creen en la Democracia, como en Colombia, Chile o Perú”, analizó.

“Por otro lado, en Cuba hay una dictadura y Venezuela se acerca también a este modelo. O gobiernos populista como en Nicaragua y Bolivia”, agregó.

Sobre Argentina declaró que por culpa de los políticos y el Peronismo ha ido al subdesarollo. Sobre Chile, destacó que es la vanguardia latinoamericana ya que incluso los países europeos le quieren imitar el sistema de pensiones privados que en el viejo continente está en asi bancarrota.

«La situación de Argentina es una caso muy trágico ya que era un país próspero y desarrollado a principios de siglo, incluso más poderosa que varios europeos, que se ha ido subdesarrollando por razones políticas  por la incompetencia de sus políticos. Para mí, eso tiene un nombre, el peronismo, que sin embargo sigue siendo muy popular en Argentina. Mientras Argentina no deje atrás esa experiencia populista, Argentina no va a despegar», descargó Vargas Llosa.

Respecto a Brasil, Vargas Llosa ensalzó la política interna del presidente Lula, pero espera que en el futuro la política internacional mejore y «haya menos complacencia con las dictaduras».

La figura de Casement

Roger Casement, protagonistas de su nueva novela, fue para Vargas Llosa «un ser humano corriente capaz de elevarse y convertirse en un gran luchador social y en un visionario y fue ejecutado por los ingleses por conspirar a favor de la independencia de Irlanda».

Con veinte años, el sueño de Casement, explica Vargas Llosa, era emancipar a los africanos del atraso, la enfermedad y la ignorancia, y viaja hasta África de la mano de la Asociación Internacional del Congo (AIC) presidida por Leopoldo II, rey de Bélgica.

Si bien al comienzo se imagina que puede llegar a ser como el legendario explorador Henry Morton Stanley, y llevar el cristianismo, la civilización y el comercio a África, a medida que se sumerge en en los campos de explotación descubre el salvajismo y la barbarie que se produce en nombre del colonialismo.

En este sentido, Vargas Llosa asegura que una de las enseñanzas de la vida de Roger Casement es que, «cuando desaparece toda forma de legalidad, brota la barbarie y la crueldad».

“En esta novela quería demostrar que los héroes no son perfectos, no son estatuas edificables y que son gente normal”, dijo el escritor y agregó que inventó algunos hechos del libro destacando que “me he tomado la posibilidad de mentir en algunos pasajes del libro que es lo que hacemos los novelistas. En este libro hay más fantasía que historia a diferencia de, por ejemplo, ‘La fiesta del Chivo‘”.

“Leyendo a Conrad encontré a este personaje. Conrad conoció a Casement en el Congo belga y le contó las barbaridades que los europeos estaban haciendole a los aborígenes y a partir de ahí cambió toda su perspectiva sobre el trabajo que le había encomendado el Rey Leopoldo II y renunció al trabajo”, explicó el escritor.

En tanto, el peruano declaró en la Casa América que le da «envidia los escritores que tienen vidas interesantísimas, infernales, demoníacas», porque su vida no es así. A él le gusta su rutina de trabajo, pasar horas en las bibliotecas, cultivar la amistad y escuchar música clásica. “La literatura es el centro de mi vida, aunque me gusta también compartir una buena mesa con amigos, Además, destacó el actual Premio Nobel que “nunca ha tenido un blanco al escribir y ”.

Nacionalismos

El nacionalismo también es un tema recurrente en la nueva obra de Vargas llosa. «Al nacionalismo hay que combatirlo de una manera sistemática y enérgica…Si se escarba en las raíces del nacionalismo hay una actitud discriminatoria que conduce a la violencia».

Para el Nobel, el nacionalismo tiene un punto positivo y otro negativo. Para él si bien es necesario cuando se busca la libertad y romper el yugo “es necesario apoyarlo” pero es una «plaga que ha llenado de sangre la historia» y ha conseguido que en América Latina «vivamos desunidos», remarcó en Casa de América de Madrid.