Urbano descuadra la feliz transición española

  • “La gran desmemoria :Lo que Suarez olvidó y el Rey prefiere no recordar” (Editorial Planeta) es un polémico libro que la periodista Pilar Urbano ha publicado esta semana y que ha levantado una verdadera polvareda entre la clase política.
  • Han pasado más de tres décadas pero el intento de Golpe de estado del 23F aún sigue provocando polémica. Pilar Urbano, en su libro asegura que el Rey de España Don Juan Carlos impulsó la denominada Operación Armada con la que se pretendía apartar a Adolfo Suárez de la presidencia del Gobierno e instaurar un Ejecutivo de concentración liderado por el general Alfonso Armada.
  • El libro que le costó cuatro años de una investigación minuciosa, exhaustiva y de alto riesgo se pensaba publicar el año pasado, pero ha salido a la luz una semana después que muriera el ex presidente Adolfo Suárez, un reconocido artífice de la Transición.
  • Por María Eugenia Román.
escritora española Pilar Urbano

escritora española Pilar Urbano

El libro de Pilar Urbano, profesional cercana al Opus Dei, se basa en nuevas fuentes algunas tan importantes como cartas del propio Rey y en numerosas entrevistas con quienes protagonizaron los acontecimientos históricos que se sucedieron a partir de la muerte de Franco.

Esta misma semana, la casa Real no tardó en desmentir las afirmaciones de Urbano y calificar el libro de la periodista como “pura ficción”.

‘La gran desmemoria..’ va sobre la historia política presente en que el factor humano está muy presente. Urbano asegura que el gran protagonista de la Transición, Adolfo Suárez, acabó enemistado con los otros dos actores principales Torcuato Fernández Miranda y el Rey, aunque con este se produjo una tardía reconciliación cuando, en realidad Suárez ya no podía apreciarla siquiera. Esa desmemoria en la que se sumió Adolfo Suárez a partir de cierto momento fue—dice la autora, el último servicio que prestó a España, y sobre todo, al monarca. “Esa gran desmemoria del testigo que sabía demasiado es la que le ha permitido vivir una inocencia feliz y al Rey le ha asegurado dormir sin insomnio…. Y seguir siendo Rey”, señaló Urbano.

Hablando de sus múltiples fuentes usadas para el libro, Pilar Urbano dice “como periodista yo he estado desde y dentro de la Zarzuela, en Moncloa y en los suburbios, porque todo ocurre en el interior de los palacios y de los despachos, Y dice “he tenido que volver al lugar del crimen. Yo he escrito este libro porque quiero devolver al pueblo español el derecho a la información”. Su lema es y lo repite una y otra vez : “Al que le duela la verdad, es que ama la mentira”.

Una de las reacciones más virulentas ha venido de parte de Adolfo Suárez Illana, hijo del ex presidente, quien ha exigido a la periodista la suspensión inmediata de la distribución del libro por haber usado sin su autorización la fotografía que hizo en julio de 2008, a su padre y al Rey paseando juntos por el jardín de la residencia de Suárez.

Sin embargo, la famosa periodista tiene palabras amables y sentidas hacía el artífice de la transición, expresando “Adolfo Suarez, por su honestidad, señorío y espíritu libertario fue un grande de España, mientras su mente estuvo lúcida nunca dejó de pensar en Dios y España”.

Tampoco se ha cortado en sus comentarios el ex presidente Felipe González quien dijo que no tenía intención de leer el libro porque le otorgaba crédito cero, y la periodista “miente mucho mas que habla”. Por su parte, Pilar Urbano ironizaba en la rueda de prensa: “El socialista esta en su derecho, y es muy fantasioso y creativo. Ha encontrado un nuevo oficio: el de joyero”

A Pilar Urbano no le preocupa lo que pueda llegar a molestar su libro. “Mas bien debería preocupar a quien se sienta señalado por algo que oscurece su biografía, y que hizo realmente, aunque hasta ahora no se haya puesto negro sobre blanco. Mi intención al investigar y al historiar todos estos hechos no ha sido en absoluto molestar, ni ofender, ni levantar ronchas. Solo satisfacer el derecho ciudadano de obtener y transmitir información veraz garantizado por el artículo 20 de nuestra Constitución. En ningún momento he tenido un ánimus injuriandi : siempre un correcto y sereno animus informandi. Es más, no me he permitido juzgar a las personas : solo los hechos que construyeron historia. Es mi norma ética profesional”, concluyó.

 

Author: Prensa

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.