• Una reportera, Alison Parker (24 años), y un camarógrafo de la televisora filial de CBS, WDBJ7, Adam Ward (27 años) fueron asesinados a tiros mientras realizaban una transmisión en vivo desde un centro comercial en Virginia, EE.UU.
asesinato de los periodistas en Roanoke, Virginia.

asesinato de los periodistas en Roanoke, Virginia.

El supuesto agresor, que fue identificado como Vester Lee Flanagan II, de 41 años, grabó en video el ataque y publicó las imágenes en las redes sociales aparentemente al tiempo que huía.

Flanagan, que también era periodista y era conocido como Bryce Williams, trabajó en la misma televisión por lo menos durante un año.

El sheriff del condado Franklin, Bill Overton, confirmó la muerte del supuesto asesino tras dispararse él mismo. Flanagan falleció en el hospital hacia la 1:30 PM, donde fue trasladado tras una larga persecución policial.

La televisora WDBJ-TV confirmó que Flanagan fue despedido de su empleo como reportero en 2013. El propio medio informó de la muerte de los dos periodistas. Vicki Gardner, a quien estaban entrevistando, resultó herida y se encuentra «estable» tras ser intervenida de la espalda.

El padre de Parker, una de las víctimas, Andy dijo que su familia se encuentra en shock por la noticia y se niegan a creer lo que ha pasado.

¿El Motivo?

En tanto, ABC News está reportando los detalles de un manifiesto que envió Vester Flanagan, el supuesto asesino de los periodistas en Roanoke, Virginia.

Según ABC, el documento de 23 páginas fue enviado por fax a las 8:26 a.m., casi dos horas antes del crimen, y Williams luego llamó alrededor de las 10 a.m., diciendo que le había disparado a dos personas y que las autoridades lo perseguían. Fue en ese momento en que ABC envió el manifiesto a las autoridades.

Según ABC, en el manifiesto Williams dice que la masacre en la iglesia de Charleston en junio es lo que lo llevó al límite, pero escribió que su «ira ha estado aumentando» debido a la discriminación racial y el acoso sexual de los que dice haber sido víctima. «He sido pólvora humana por un rato… esperando para hacer ¡BOOM!».