Tool ha vuelto tras 13 años de parón. Los fans de los angelinos han generado una expectación que parecía que estábamos antes la aparición del mejor disco de la historia. Tras el estreno del disco blanco de los Beatles, por supuesto.

Fear inoculum es la continuación de 10. 000 Days. Es el quinto disco de la banda liderada por el cantante, poeta, compositor y viticultor, Maynard James Keenan. En la producción de esta nueva pieza musical le secunda el batería Danny Carey, el guitarrista Adam Jones, y el bajista Justin Chancellor, que sustituyó a Paul D’Amour en 1995.

La banda californiana siempre ha sido un máquina de libertad musical, de libertad de expresión, de lucha anticensura, desde su primer disco Opiate, y luego Undertow, donde la dinámica era más rockera y no tan circular en cuanto a los riff, los bajos, armonía y ritmos de batería. Como sí lo es ahora en Fear inoculum, que bebe de los posteriores discos y de las composiciones de Ænima, Lateralus, etc.

TOOL, HISTORIA DEL ROCK

Tool es parte de la historia del rock alternativo y progresivo, y eso nunca se podrá cambiar. Sus letras de denuncia ante el consumismo, la religión y su secta, la manipulación política, son un manual que expande la mente. Eso se funde con los riff y bajos repetitivos como los tambores de guerra.

En Fear Inoculum podemos sentir que el tiempo no pasa en Tool ni su fórmula cambia. Al igual que ACDC, Tool sabe que es mejor hacer lo mismo que atreverse a cambiar, a buscar breaks, acelerar, asustar o simplemente sorprender. La verdad es que Maynard prefiere dar hongos alucinógenos a los fans antes que un cóctel de energía . Eso esta bien pero hasta el día siguiente que despiertas.

Para quienes seguimos a Tool desde sus inicios, Fear Inoculum suena potente pero no logra arrancar. Es como un gran tema, que cuenta historias de levantamientos populares, de despertares, en un mundo dirigido por redes sociales falsas, que meten miedo con noticias manipuladas.

Destacan en este disco: Invicible, hermosa armonía donde el bajo suena potente bajo la hipnotizante voz de Maynard. La canción que lleva el nombre del disco es un buen comienzo, como si el tiempo no hubiese pasado ni las paranoias. Estas también se asumen en Legion Inoculant.

Por otra parte en Culling Voices podemos escuchar riff más frescos. En Chocolate Chip Trip, la electrónica surge para reposar . Sin duda, 7empest es la nota que da el respiro al disco. La dinámica se suelta de los amarres circulares y proporciona un Tool más melódico. El disco termina con Mockingbeat y sonidos de ratas comiendo cables.

Desde la primera canción hasta la última vamos esperando una sorpresa, y nos quedamos con las ganas de saltar sobre el sillón y tirar las mesas por la ventana. Para quienes no conozcan a la banda podrán descubrir un mundo musical que nació en los noventa y que fue una locura, un Woodstock de metal y rock para el que lo vivió en directo. Donde levantabas una piedra lleno de agrupaciones creativas. Pero las bandas que aún viven ahora sólo apelan a la nostalgia.