Tea Party sale mal parado luego de atentado en Tucson, Arizona

  • El atentado del sábado en Tucson, Arizona, EE.UU, en el que murieron 6 personas y 14 resultaron heridas, entre ellas la congresista demócrata Gabrielle Giffords, quien aún se encuentra en peligro de muerte con una bala en la cabeza, ha puesto todas las miradas de la prensa internacional en el partido de ulraderecha y ultraconservador, dirigido por Sarah Palin.
  • El grupo político que fundó Palin, tras dejar el partido Republicano,  en el último tiempo ha generado un ambiente de violencia en todo el país norteamericano tras culpar a los inmigrantes de ser los culpables de la crisis económica y a Barack Obama de ser un comunista que quiere socializar el sector sanitario de EE.UU.

Hasta ahora, en EE.UU nadie puede decir ni asegurar que el atentado de Arizona, EE. UU., en el que el joven de 22 años Jared Lee Loghner asesinó a seis personas e hirió de gravedad a la congresista demócrata Gabrielle Giffords durante un mitín, es culpa del Tea Party, pero aunque lo nieguen los periódicos derechista de España y USA, son los grandes causantes de esta tragedia.

Gracias al partido que inventó Sarah Palin, tras perder las elecciones presidenciales estadounidenses como número dos del republicano John McCain ante Barack Obama, el Tea Party ha generado un discurso de intolerancia y el odio en la política y la sociedad de EE.UU, que ha topado techo con este feroz atentado de un simpatizante del partido ultraconservador.

Sin duda, Palin se ha aprovechado de la desesperación de los desempleados y ha lavado el cerebro a los sureños que siempre van armados recalcándoles que tanto los inmigrantes, en su mayoría latinos mexicanos, como los comunistas demócratas son los culpables de la crisis económica que afecta a EE.UU y a gran parte de Europa.

El violento acto armado contra la representante del pueblo de USA, Gabrielle Giffords, mostró y confirmó lo polarizada que está la política en Washington desde que Barack Obama, el primer presidente afroamericano, se tomó a la Casa Blanca.

Incluso, en rueda de prensa, el sheriff del Condado de Pima, Clarence W. Dupnik, recalcó que  ley antiinmigración que se implantó recientemente en Arizona y que autoriza el arresto de toda persona por su aspecto físico ya que puede ser inmigrante ilegales, es un caldo de cultivo para enfrentamientos entre ciudadanos.

Asimismo, la reforma sanitaria es otro de los temas que han utilizado los partidarios del Tea Party el año pasado para violentar al país norteamericano, que siempre soluciona sus problemas con armas. Incluso, Gifford había recibido amenazas en Tucson por estar a favor de esta ley que da asistencias gratuita a los más desfavorecidos y  que planta cara a las empresas de seguros privados (en USA quien no tiene seguro privado puede morir en la calle sin que a nadie le preocupe). El sábado se cumplieron a cabalidad estas amenazas.

Eduardo González Viaña, del diario web Levante mercantil-valenciano, señalo en una columna de opinión que el “Tea Party” proclama “un violento nacionalismo. Su ideología, expresada en carteles, apunta, en primer lugar, contra el presidente Obama y contra el seguro universal de salud. Según Palin, el seguro de salud es propio de los países europeos donde todos son socialistas y por ende enemigos de Estados Unidos”.

Asimismo, González Viaña dice que “con apuntes garabateados en su mano izquierda mientras habla por TV, Palin ha logrado convencer a millones de norteamericanos pobres de que es preferible morirse de una enfermedad cualquiera que aceptar la gratuidad del seguro. ‘¿Quién va a pagar el seguro? Las empresas farmacéuticas… No, amigos, eso no es justo. Hay que detener la hemorroides (por decir hemorragia) de dólares que van a sufrir los ricos. No es justo, amigos. Ellos han ganado su dinero honradamente’, dice Palin”.

Palin apela a la primera enmienda de los EE.UU al expresarse: “Hay que echar a los inmigrantes fuera de América. Hay que mandarlos a México”, “Abajo la sodomía. Dile que no al socialismo”. “Defendamos la raza americana”. “En el zoo hay un león (lyon) y en la Casa Blanca, un lying (mentiroso). En otras pancartas y en las placas de los automóviles, aparece el lazo de una horca y la caricatura del presidente Obama”. Sin embargo, lo hace en un país donde  la ferocidad y agresividad verbal se transforma rápidamente en acción armada, dice Viaña.

En su página web,  tambiñen Sarah Palin da una orden que conmina al lector a “carga y apunta”. Debajo de ella, hay un listado de políticos liberales a los que hay que apuntar”, agregó el columnista del diario web Levante, Eduardo González Viaña.

Dentro de esta lista estaba la congresista por Arizona del partido Demócrata, Gabrielle Giffords. Un objetivo menos para Palin…

En tanto, el diario inglés de The Independent, de Londres, destacó que “desde que Barack Obama llegó al poder, hace dos años, el discurso de la derecha estadounidense se ha visto teñido de una brutal parcialidad. Sarah Palin, ex candidata republicana a la vicepresidencia, animaba a sus adeptos con frases como ‘No a la moderación. Hay que recargar las armas’. La retórica del odio se ha vuelto aterradoramente personal. El lugar de nacimiento del presidente Obama y su religión son objeto de cuestionamiento por parte de la derecha opositora”.

Añade en su web The Independent que “de los sucesos de Tucson no se deben sacar conclusiones apresuradas, pero la historia enseña que un clima de enfrentamiento político es el caldo de cultivo ideal para el extremismo. Si la clase política permite que el lenguaje de la violencia esté a la orden del día, es muy probable que se lleven a cabo actos violentos. Los responsables políticos de Estados Unidos que aspiran al poder deberían demostrar más sentido de la responsabilidad.”

Finalmente, el padre de la congresista, Spencer Giffords, respondió ayer a la pregunta de si su hija tenía enemigos con la afirmación: ‘El Tea Party al completo’…

Author: Emilio Vidanski

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.