• Andrea, la niña gallega que tenía una enfermedad irreversible ha fallecido 4 días después de lograr la autorización judicial de que se le retirara la alimentación artificial. La presión social logró que el hospital cediera a la petición de la familia. Ahora los partidos políticos españoles menos el Partido Popular llevarán en sus programas que la muerte digna o Eutanasia sea una opción de derecho.
  • Según informó el abogado de la familia de Andrea (la niña gallega de 12 años con una enfermedad degenerativa irreversible para la cual sus padres piden una muerte digna), Sergio Campos, el equipo médico de Pediatría del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) accedió a retirarle la alimentación artificial la semana pasada.
  • Los médicos del CHUS informaron que sólo se le mantendrá una mínima hidratación, se le sedará y se esperará que la muerte. Que llegó este viernes 9 de octubre..
andrea Muerte Digna Hospital de Compostela

El Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) ha accedido a retirarle la alimentación artificial a la niña gallega de 12 años con una enfermedad degenerativa irreversible.

«Pueden ser dos, cuatro, ocho o 38 días», declaró el abogado Sergio Campos en su momento, acerca de los días de vida que le queda a la pequeña, pero destacó que Andrea tendrá una muerte «dulce, un poco más fácil que la vida que ha tenido», informaron agencias.

En tanto, los padres han pedido respeto e intimidad, dado que «empieza el momento de la cuenta atrás y están preparándose para despedirse de Andrea», a la que en breve visitarán sus abuelos.

Según el abogado de la familia Lago-Ordóñez, no sabía porque el hospital había cambiado de actitud pero en su opinión estaría motivada por la acción del magistrado del Juzgado de Primera Instancia número 6 de Santiago, Roberto Soto, quien la semana pasada adoptó varias medidas en relación a este caso, como solicitar el expediente clínico completo de la menor y que ésta fuese sometida a un reconocimiento forense.

Campos agregó que el juez mantuvo una reunión con los padres de la menor este lunes, en el transcurso de la cual se enteraron de que el equipo médico accedía a «cierta flexibilización» de su postura inicial.

El pasado 14 de septiembre, el comité de ética asistencial había recomendado en su informe la retirada a Andrea de la medida de soporte vital (NHA –nutrición e hidratación artificial– por sonda PEG) e instaba a considerar la sedación paliativa.

Tras la negativa del equipo de Pediatría a acatar este procedimiento, los padres de Andrea hicieron saltar el caso a los medios de comunicación el pasado miércoles. Pero aunque ahora han conseguido su objetivo, «están mal» porque se preparan para despedirse de uno de sus tres hijos, según indicó el abogado.


La historia de Ramón Sampedro y el derecho a morir dignamente

Ramón Sampedro, aquejado desde el 23 de agosto de 1968 de manera irreversible de una tetraplejia postraumática con sección medular que le suponía una inmovilidad total -todo el cuerpo excepto la cabeza -«Soy una cabeza sin cuerpo», decía – interpuso demanda ante el Juzgado nº 5 de Barcelona (30/4/1993) pidiendo autorización para que le fueran suministrados los fármacos necesarios para aliviar sus sufrimientos físicos y psíquicos asumiendo los riesgos con base en su derecho a no ingerir alimentos, autorización que le fue denegada por motivos formales.

Después de tres décadas de lucha incansable por el reconocimiento legal de lo que había considerado su derecho a morir dignamente, el tetrapléjico Ramón Sampedro puso finalmente término a su vida en el pueblo de Boiro ( A Coruña ) ingiriendo – mediante una pajita – el cianuro potásico contenido en un vaso que alguien puso frente a él – a petición suya – para que pudiera beberlo. Ramona Maneiro, íntima amiga de Ramón y cuidadora de éste durante los últimos meses de su vida fue detenida bajo la acusación de cooperación necesaria al suicidio, si bien ha sido posteriormente puesta en libertad sin cargos por insuficiencia de pruebas.