Reino Unido: Theresa May pierde la mayoría y decide formar un gobierno débil

El Partido Conservador ha perdido la mayoría parlamentaria en las elecciones realizadas ayer Jueves en el Reino Unido, aunque sigue siendo el grupo político más votado con 318 escaños.

La primera ministra Theresa May, debilitada con ese resultado, no se ha hecho eco de la petición de su rival laborista Jeremy Corbyn de que renunciase y se la ha jugado pidiendo a la reina Isabel II permiso para formar gobierno. Su apoyo serán los unionistas de Irlanda del Norte. El Partido Unionista Democrático (DUP), tiene 10 diputados, sumados a los 318 de los conservadores, llegarían a los 328. Cualquier partido debe obtener 326 escaños en el Parlamento para tener la mayoría absoluta.

Theresa May, primera ministra Reino Unido

Theresa May, primera ministra Reino Unido

Agregó May que “acabo de ver a su majestad la Reina y ahora formaré gobierno, un gobierno que pueda proporcionar certezas y conducir a Reino Unido hacia adelante en este momento crítico para nuestro país”….”este gobierno guiará al país a través de las cruciales negociaciones del Brexit que comienzan en apenas 10 días y cumplirá con la voluntad del pueblo británico de sacar al Reino Unido de la Unión Europea”, señaló la lideresa británica pero sonó a sarcasmo porque no tiene apoyo ya en sus filas.

“El gobierno que lidero pondrá la justicia y la oportunidad en el corazón de todo lo que hacemos, para que cumplir juntos la promesa del Brexit y – en los próximos cinco años – construir un país en el que ninguna persona y ninguna comunidad se quede atrás. Un país en el cual la prosperidad y la oportunidad se comparten a través de este Reino Unido”.

La perdida de votos de May se debió especialmente a sus medidas antipáticas con la clase media como retirar los menús escolares gratuitos para los escolares ingleses o acabar con las ayudas para la calefacción en el caso de los jubilados de clase media. O bajar los sueldos a los policías, lo que implicó una pérdida apoyo en un bastión desde siempre conservador. Sin embargo, lo que quitó a May poder de votos fue su propuesta de trasferir el coste de atender a las personas mayores a sus descendientes. De esta manera, la clase media inglesa tuvo el temores de que sus casas se vendan tras su muerte para pagar los cuidados que recibieron en lugar de legarlas a sus hijos. El llamado “impuesto demencia” ya fue lo que tomó la paciencia de los votantes.

Corbyn recupera el poder laborista

Las elecciones británicas determinaron que los conservadores perdieron 14 diputados. Con 330 escaños, los tories gobernaban en mayoría antes de que Maya llamara a los ciudadanos a las urnas. En tanto, los laboristas de Jeremy Corbyn lograron 261 asientos, todo un éxito ya que sumaron 31 más, especialmente gracias al apoyo de miles de jóvenes que se inscribieron en masa después del anunció de las políticas antisociales de May.

Por su parte, el Partido Nacional Escocés (SNP) consiguió 35, una fuerte caída frente a los 56 que tenía antes. En tanto el UKIP, los nacionalistas y formación eurófoba, se queda sin diputado y su antiguo líder, Nigel Farage, está en declive a punto de desaparecer.

May en su hora más oscura

Ahora sin partido fuerte y sin líder¡, la política inglesa tiene lo que se llama un escenario de Hung Parliament (parlamento colgado). Luego de confirmarse el apoyo de los unionistas, May se someterá a una moción de confianza en el Parlamento. De no superar esa moción, May debe dimitir y la Reina llamará al laborista Jeremy Corbyn para que forme gobierno.

Todo esto ha hecho que la libra caiga más de tres centavos frente al dólar y que se dude que haya un gobierno inglés fuerte que negocie con la Unión Europea el Brexit, que se realizará en 10 días.

May sustituyó a David Cameron en julio de 2016 tras este perder el referéndum que dijo SI a la calidad de los anglosajones de la Unión Europea. Para tener más poder popular en las negociaciones del Brexit, la primer ministra adelantó las elecciones de 2020 pero perdió la mayoría.

Ahora los tories piden su cabeza como el ministro de Finanzas conservador George Osborne, quien dijo que “es totalmente catastrófico para los conservadores y para Theresa May”.

Author: Prensa

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *