• El informe de la CIDH denuncia la situación del pueblo indígena guaraní en la región del Chaco boliviano, particularmente la situación de las familias guaraníes sometidas a ninosguaraniescondiciones de servidumbre por deudas y a trabajo forzoso en haciendas privadas.
  • La explotación afecta aproximadamente a 600 familias, que son conocidas como “comunidades cautivas y representa indudablemente una forma contemporánea de esclavitud que debe ser erradicada de manera inmediata, señaló Comisión Interamericana Derechos Humanos”, señala el informe.
  • Asimismo, en el informe se analizó la situación que enfrentan las comunidades cautivas para acceder a su territorio ancestral.

En el informe, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) también reconoció los esfuerzos realizados por el Estado boliviano para hacer frente a esta grave situación, “sin embargo, todavía existen comunidades cautivas, cuyos miembros se encuentran sometidos a realizar trabajos forzosos por deudas supuestamente contraídas, y la mayoría de las veces, no reciben un salario por su trabajo”.

Asimismo, la organización de DD.HH deploró la existencia de estas prácticas violatorias de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y otros instrumentos internacionales de los cuales Bolivia es parte. “Observamos que la situación de servidumbre y trabajo forzoso en la que viven las comunidades cautivas es una manifestación extrema de la discriminación que históricamente han sufrido y continúan sufriendo los pueblos indígenas en Bolivia”, expresó CIDH en su comunicado a la prensa.

Niños, adultos, mayores y discapacitados viven en una situación de “excesivo trabajo físico”, con jornadas laborales de más de 12 horas al día y “bajo amenaza de aplicación de castigos corporales”.

Frecuentemente, “deben trabajar para satisfacer deudas que los hacendados los obligan a contraer de manera irregular y fraudulenta”, según el informe.

En 2008, el intento del Gobierno de aplicar un proceso de titulación de tierras en la zona, principalmente de Parapetí provocó choques entre funcionarios e indígenas guaraníes con terratenientes de la zona, que provocó decenas de heridos.

El informe concluye con recomendaciones destinadas a colaborar con el Estado boliviano en sus esfuerzos tendientes a erradicar estas formas contemporáneas de esclavitud y para garantizar y proteger los derechos humanos del pueblo indígena guaraní, en especial, su propiedad colectiva, su derecho a acceder a la justicia y a tener una vida digna.

“Las recomendaciones deben comprenden acciones para prevenir, investigar y sancionar las formas contemporáneas de la esclavitud; reconstituir el territorio del pueblo indígena guaraní; y garantizar el acceso a la justicia por parte del pueblo indígena guaraní y demás pueblos indígenas en Bolivia”, dijo el organismo internacional.

Más info: VER INFORME CIDH