• La Federación Internacional de Periodistas (IFJ) condenó en un comunicado el contragolpe político de EE.UU y de la justicia europea,  que se ha montado contra el sitio web WikiLeaks y acusó a Estados Unidos de atacar la libertad de expresión después de que presionara al servidor Amazon a cerrar el sitio fundado por el asutraliano, Julian Assange.

Amazon.com bloqueó el acceso a WikiLeaks , host al que recién se había mudado, después de que funcionarios de EEUU condenaran las filtraciones de los mensajes secretos que ha dado el sitio de Julian Assange, a los medios más importantes del orbe, sobre temas políticos, y asuntos diplomáticos del gobierno norteamericano.

«Es inaceptable tratar de negar a las personas que el derecho de saber,» dijo Aidan White, IFJ Secretario General.

Agregó White que «las revelaciones de Wikileaks pueden ser embarazosas en sus detalles, pero éstas también exponen la corrupción y el doble standard en la vida política que es digna de escrutinio público. La respuesta de Estados Unidos es desesperada y peligrosa porque va en contra de principios fundamentales de libertad de expresión y democracia».

Los periodistas internacionales apoyan la decisión de WikiLeaks de utilizar canales respetados del periodismo como Der Spiegel, El Guardián, The New York Times y El Pais para filtrar la informació, explicó IFJ.

«Esta información es procesada por periodistas profesionales y serios que están preocupados de sus responsabilidades frente al público y frente a las personas implicadas en estas revelaciones,» dijo White.

Para White no se debe imponer la seguridad nacional a la libertad de expresión e información. «Es simplemente insostenible alegar que las fuentes norteamericanas han sido puestas en riesgo por la información diplomática filtrada por Wikileaks. El único accidente aquí es la cultura del secreto que por demasiado mucho tiempo dibujó una cortina alrededor del lado repugnante de la vidapolítica y diplomática».

Peligro de muerte

El IFJ también declaró que está preocupado por el bienestar de Julian Assange, el fundador de WikiLeaks y de Bradley Manning, soldado de Estados Unidos que luchó en Irak, y que está detenido y acusado de filtrar la información a Assange.

“Ambos hombres son el objetivos de una campaña política creciente montada por funcionarios del estado y políticos de derechas”, declaró el comunicado de la asociación de periodistas.

«Asimismo, Assange ha sido forzado a ocultarse y es sujeto de una investigación internacional por parte de Interpol por ofensas sexuales en Suecia», que no han sido probadas, criticaron.

El Tribunal Supremo de Suecia rechazó admitir a trámite la apelación del fundador de Wikileaks, Julian Assange, contra la orden internacional de detención por las dos acusaciones de violación y abusos sexuales que dos mujeres denunciaron el pasado verano, informó El País en su web.

En tanto, el IFJ denunció que el llamado hecho por parte de la derecha norteamericana para que “Manning sea ejecutado y que Assange sea ‘cazado’ por espía, como pidió Sarah Palin, ex candidata a la presidencia republicano, muestra la intolerancia, que no sólo es peligroso para estos dos hombres sino que para todos los periodistas que investiguen las actividades públicas”.

«El IFJ y sus miembros apoyan los derechos de Wikileaks como de sus fuentes, y la cobertura responsable de información que va dirigido al interés de los ciudadanos,» confirmó White.

«Esta reacción exagerada por políticos y sus aliados ilustra que ellos no han comprendido el significado histórico de estos acontecimientos. El derecho de las personas para saber no es algo que puede ser ya ignorado. Los políticos y países tienen que ajustarse a que los periodistas tienen un deber para informar todo lo que sea necesario y por supuesto, con el respeto debido para los derechos de todos y en el interés de los ciudadanos».

foto: Wikipedia