• La Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) denunció a la cadena Telecinco por vulnerar el derecho a la información y el pluralismo tras sustituir las emisiones de TDT de CNN+, dedicada a las noticias nacional como internacionales, por la de Gran Hermano 24 horas.
  • El grupo PRISA, anterior propietario del canal  y dueño de el diario El País, comunicó a principios de diciembre que CNN+ dejaría de emitir al final de año, cuando expiraba el contrato con CNN-Estados Unidos, y que a partir de ese momento la cadena pertenecía al grupo Telecinco, informó EFE.
  • Telecinco, que está en manos de Mediaset, empresa de Silvio Berlusconi, declaró que no le interesaba emitir la cadena de noticias 24 horas y lo cambio por el reality que lleva en España 12 ediciones.
Periodismo democracia

Periodismo democracia

La FeSP  consideró «lamentable» el cambio de programación y muerte de CNN+, canal 24 horas de información, por un canal 24 horas de Gran Hermano, reality show, e hizo un llamado  a todos los profesionales para que se organicen «contra la precariedad y la desinformación», tras un año pésimo para los trabajadores de los medios de comunicación, con «varios miles» de despidos.

«A algunos empresarios  les importa cada vez menos el derecho a la información de la ciudadanía y pretenden exclusivamente ganar dinero, incluso vulnerando las normas deontológicas más elementales de la profesión periodística», acusó la FeSP.

Para la organización que defiende los derechos de los periodistas, el apagón de CNN+, ocurrido el pasado 30 de diciembre , «demuestra que Ley General de la Comunicación Audiovisual vigente, que permite la venta de licencias entre distintas empresas, destroza los criterios de concesión de las mismas y el necesario pluralismo ideológico en los medios».

También denunció el colectivo de periodistas españoles que emitir durante las 24 horas una programación «no apta para el horario infantil protegido», como también una concentración de medios siempre (Telecinco compró Cuatro, cadena que Prisa vendió al grupo mediaset en manos de Silvio Berlusconi) es una «peligrosa amenza» para la información plural.