• Luego de que el Tribunal Supremo español dio visto bueno para juzgar por prevaricación a Baltasar Garzón por intentar juzgar los crímenes del franquismo, FrancoMussoliniOngs de Argentina y España, junto al Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, respondieron y presentaron este miércoles en los tribunales de Buenos Aires una demanda para que se investiguen crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura de Francisco Franco.
  • Esta demanda está apoyada por la Federación de Asociaciones Gallegas de Argentina y las asociaciones de Detenidos y Desaparecidos por la dictadura argentina (1976-1983), las Abuelas de Plaza de Mayo de Argentina, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, el Centro de Estudios Legales y Sociales, entre otras.
  • Los organismos humanitarios y el argentino Pérez Esquivel confían en que las «víctimas de la dictadura franquista» se vayan sumando paulatinamente a esta querella, agregaron.

Según el texto, presentado ante la jueza Servini de Cubría, esta «querella criminal» por «delitos de genocidio y/o de lesa humanidad» abarca al período comprendido entre el 17 de julio de 1936 y el 15 de junio de 1977, y se fundamenta en el principio de «jurisdicción universal» para juzgar crímenes de lesa humanidad contemplado en la Constitución de Argentina y «consagrado en el Derecho Internacional», explica.

El documento judicial sostiene que en España hubo «un plan sistemático, generalizado, deliberado y planificado de aterrorizar a los españoles partidarios de la forma representativa de gobierno, a través de la eliminación física de sus más representativos exponentes».

Darío Rivas Cando, en representación de la española Asociación de Recuperación de la Memoria Histórica, encabeza la demanda por el fusilamiento su padre, Severino Rivas Barja, cometido en 1936 cuando era alcalde de la localidad de Castro de Rei (provincia de Lugo, norte de España).

A su vez, Inés García Holgado denuncia crímenes contra varios de sus parientes, entre ellos su tío, Elías García Holgado, asesinado en 1937 luego de haber sido encarcelado cuando se desempeñaba como alcalde de Lumbrales y diputado provincial en Salamanca.

«El señor Severino Rivas y los familiares de Inés García Holgado fueron víctimas de una técnica de homicidios perfeccionada por La Falange Española, que denominaba ‘paseos’ los fusilamientos por la espalda de los presos a los que los sublevados no sometían a un juicio, cuyos cadáveres eran dejados al costado de los caminos», destaca la querella.

La demanda añade que «todas estas circunstancias narradas son extensibles a decenas de miles de personas asesinadas en las semanas que siguen al 17 de julio de 1936 por el grupo de oficiales militares alzados, La Falange Española y otras organizaciones afines de apoyo a la insurrección».

fuente: agencias