Ministro saharaui compara masacre en Aaiún con época de Pinochet

  • Tanto el ministro saharaui de Exteriores, Mohamed Uld Salek como el Frente Polisario han denunciado que la capital del Sáhara Occidental, el Aaiún, vive una “situación de terror” en la que los agentes marroquíes abandonan los cadáveres en las calles para sembrar el pánico entre la población.
  • Frente Polisario asegura que son ya al menos 19 los muertos saharauis por los sucesos en El Aaiún. El Gobierno saharaui informó que los heridos saharauis son 723 y en más de 150 las personas todavía desaparecidas.
  • Desde el fin de semana, el ejército marroquí impide desde este miércoles la entrada a El Aaiún de los periodistas internacionales ya que no “pueden asegurar las condiciones mínimas de seguridad en la región”.

El conflicto en El Aaiún se desató el pasado lunes cuando el Ejército marroquí desmanteló por la fuerza el campamento de protesta de ‘Gdeim Izik’ en el que unos 25.000 saharauis vivían en 7.500 jaimas para demandar una mejora de sus condiciones de vida. Tras el desalojo, la población saharaui salió a la calle para protestar y protagonizó duros enfrentamientos con el Ejército marroquí.

El campamento saharaui se levantó hace más de tres semanas. Sus reivindicaciones eran socioeconómicas, aunque muchos de sus habitantes no escondían sus vínculos con la causa saharaui. Hasta el lunes, el momento de máxima tensión se produjo el pasado 24 de octubre cuando un joven saharaui, de 14 años, murió a tiros del Ejército marroquí cuando intentaba acceder al campamento.

El ministro saharaui de Exteriores, Mohamed Uld Salek, afirmó que en los barrios con mayor presencia saharaui de la ciudad “están apareciendo cuerpos degollados y cadáveres con impactos de bala, algunos de ellos de niños” a los que “resulta muy difícil identificar”.

El ministro agregço que “la televisión marroquí muestra imágenes aparentemente en calma de las zonas de colonos, pero en los barrios saharauis los marroquíes matan a la gente y la dejan tirada en la calles, es algo auténticamente terrorífico que recuerda a lo que hizo Augusto Pinochet en Chile”.

Uld Salek aseguró además que “los militares y policías marroquíes queman cualquier coche saharaui que encuentran a su paso para despojarles de su medio de transporte, especialmente los antiguos Land Rover, todo un símbolo que sustituyó al camello de los nómadas”.

Asimismo, denunció que “decenas de policías de paisano y colonos marroquíes armados con cuchillos y palos allanan las viviendas saharauis, golpean a la gente y se llevan a muchas personas sin saber adonde”.

Por su parte, el Ministerio saharaui de los Territorios Ocupados confirmó que los cadáveres de ocho civiles saharauis, entre ellos un niño de siete años, han sido encontrados a orillas del río Saguia el Hamra y en diferentes barrios de El Aaiún. Dos de los cuerpos presentaban impactos de bala y otro las huellas de haber sido aplastado por un vehículo durante la entrada al campamento de Gdeim Izik.

En tanto, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) criticó al gobierno de Marruecos por la censura contra la prensa hispana e internacional y ha exigido al Gobierno español que presente “una protesta formal” por las dificultades que están experimentando los informadores para poder trabajar en el país y contar lo que está sucediendo en el Sáhara Occidental.

Asimismo, en un comunicado, la FAPE rechazó las recientes críticas del ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Taieb Fassi-Fihri, acusando a la prensa española de tergiversar el conflicto saharaui.

fuente: agencias

Author: Emilio Vidanski

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *