• Internet y Twitter se transformó en un infierno tras conocerse el pragmatismo y la falta de empatía de la canciller alemana, Angela Merkel, ante una escolar palestina residente en el país hace cuatro años y todavía a la espera de papeles.
  • Tras el hecho, si bien la dirigente alemana ha recibido críticas por su insensibilidad al explicar con dureza a una niña palestina porque no todos los residentes pueden quedarse como refugiados en el país teutón, otros declaran que hay que ser frontal ante una situación, que si Europa no habla con determinación, terminará convirtiéndose en una crisis sin solución dada las gran cantidad de personas escapan de las guerras y ven al continente viejo como su salvación.
Merkel, entre la insensibilidad y el pragmatismo

Merkel, entre la insensibilidad y el pragmatismo

La historia es así.  Merkel y una alumna nacida en Palestina, llamada Reem, participaban en una escuela de Rostock (norte de Alemania) en un encuentro organizado por el Gobierno en el marco de la campaña «Diálogo ciudadano», donde los políticos se informan de las preocupaciones de la sociedad.

Reem comenzó su intervención sonriente y contó en un perfecto alemán, que elogió la canciller, su fácil integración en la escuela desde que llegó hace cuatro años desde un campo de refugiados del Líbano. Asimismo, que tiene muchos amigos.

Sin embargo, la alumna ligó la historia hacia  la de su familia, que sigue a la espera de que la administración resuelva su solicitud de asilo, lo que impide que el padre tenga un trabajo regular o que ella pueda plantearse su futuro a medio plazo.

Merkel, informó EFE, reconoció la lentitud en el estudio de las solicitudes y admitió que no se puede tardar cuatro años en dar una respuesta, pero subrayó que el Líbano no es un país en guerra civil y dejó claro que abrir la puerta a todos los palestinos que viven en los campos de refugiados generaría un efecto llamada para miles de personas.

«Alemania no puede acoger a todas las personas procedentes de esos campos y algunos tendrán que regresar», dijo Merkel, tras lo cual la adolescente comenzó a llorar desconsoladamente.

Al darse cuenta de lo sucedido, la canciller se acercó para intentar consolarla y cuando el moderador le hizo ver la dura que era la situación para la chica, ella respondió que lo sabía y que por eso quería acariciarla.

Ante estas actitud de Merkel, Twitter comenzó a arder y la etiqueta «merkelstreichelt» (Merkel acaricia) encabeza la lista de hashtag en Alemania, en referencia al momento en el que la canciller intenta consolar a la adolescente cuando estalla en llanto.

Por ejemplo, el twit más famoso hace referencia al momento en el que Merkel se acerca a la joven para ironizar sobre su reacción: «La vamos a echar… por eso quiero acariciarla al menos una vez » (arriba en la imagen).

Así, muchos memes se tomaron la red y por supuesto tenían que ver con la crisis en Grecia, por ejemplo: «La crisis de Grecia está solucionada… más no puedo hacer» y aparece Ángela Merkel acariciando a Alexis Tsipras.

La mayoría de los medios analizaron, según EFE, el papel de Merkel, su pragmatismo y su decisión de no aplicar paños calientes ante un caso difícil. De esta manera, Alemania sigue ganando puntos en su contra en Europa y muchos ya ven a la canciller como un retroceso en la Unión en cuanto a los DD.HH y refugio antes las adversidades.