• El drástico plan de ajuste fue dado a conocer hoy lunes por la canciller alemana, Angela Merkel  y es el más duro en la historia del país desde la Segunda Guerra Mundial.merkel
  • El plan, que incluye un ahorro de 11.000 millones de euros para el próximo año, contempla recortes relevantes para los ministerios de Trabajo y Asuntos Sociales, Infraestructuras y Construcción, así como Defensa, pero no conlleva un aumento del IRPF u otras cargas impositivas para el ciudadano de a pie.
  • El plan también prevé un ajuste entre los empleados públicos, con la reducción de 10.000 puestos de funcionarios del Estado y la rebaja de un 2,5% del sueldo al resto.
  • El amplio paquete contempla igualmente la congelación de grandes proyectos como la reconstrucción del Palacio Imperial en el corazón de Berlín, cuyas obras, previstas para este mismo año, no comenzarán ya antes de 2014.

También Merkel aseguró que no se tocarán los presupuestos destinados a la educación y la investigación, y recordó que estos aumentarán en 12.000 millones de euros en la presente legislatura. «Estamos en tiempos duros y difíciles. No nos podemos permitir ya todo aquello que deseamos si queremos diseñar el futuro», señaló la canciller, quien, pese a la «difícil situación de nuestro país», subrayó sentirse «optimista y convencida de que lo vamos a conseguir si aplicamos las cosas de esta manera».

En tanto, el vicecanciller alemán y titular de Exteriores, Guido Westerwelle, comentó en la misma rueda de prensa que «hemos vivido en los últimos años por encima de nuestras posibilidades… el paquete de ahorro de ambicioso, amplio y sólido». El gabinete ministerial a las órdenes de Merkel acordó también reducir hasta 2014 en 10.000 el número de funcionarios ministeriales y de otras instituciones federales y suspender el previsto aumento en 2011 de la paga de Navidad.

Entre otras medidas acordadas figuran la reducción de las subvenciones a la economía, la creación de una tasa ecológica para el tráfico aéreo, un impuesto sobre el combustible nuclear para los consorcios energéticos y nuevas cargas fiscales para los mercados financieros.

fuente: agencias

foto: euronews