España tiene más de 12 mil casos de desaparecidos sin resolver

“No se imaginan lo que tenemos que pasar los familiares. Desde rabia, impotencia, agresividad, nostalgia, melancolía, ira, y una cantidad infinita de asaltos emocionales que se incrementan a medida que pasan los días y que dibujan un callejón de sufrimiento en el alma que apenas puede evitarse”, señaló José Antonio Meneses, cuya madre Francisca Cadenas desapareció en Hornachos, Badajoz, en 2017. Hasta ahora no sabe nada de ella y esta en un si vivir.

El pasado 9 de marzo fue el Día de las Personas desaparecidas sin causa aparente, en una concentración que ha tenido lugar en la explanada de la sede madrileña de CaixaFórum, dentro de los actos organizados por la Fundación Europea por las Personas Desaparecidas QSDglobal. En España hay a día de hoy 12.330 búsquedas activas o casos sin resolver. Son familias que sienten un dolor inimaginable al no saber donde están sus familiares.

Fundación Europea por las Personas Desaparecidas en MediaLab

“Es difícil vivir con la sospecha de saber que aquí en este país todas las desapariciones no se tratan de la misma manera, que hay una gran diferencia a la hora de investigar desapariciones en zonas rurales y en ciudades, diferencia que puede depender tan solo de la fortuna de poseer un amigo político, teniente, juez o fiscal. No merecemos tanto dolor, tanto distanciamiento, tanta apatía por parte de los investigadores. Solo y únicamente pedimos flexibilidad, comprensión y empatía”, explicó Meneses.

A diferencia de Meneses la familia de Gabriel Cruz, niño que fue asesinado por Ana Julia en Almería y que tuvo un impacto mediático muy alto por todo lo que rodeó el caso, si recibió ayuda en la búsqueda de su hijo. “Cuando inundamos la red de peces, si mi hijo hubiera estado vivo, no hubiera habido manera de esconderle”, aseguró Patricia Ramirez, madre de Gabriel, al recoger la distinción que ha merecido su iniciativa “Marea de buena gente”. Ramírez ha considerado “injusto” que no todos los casos se traten igual, y ha pedido protocolos para que los medios de comunicación sepan cómo abordar estas informaciones.

Españoles desaparecidos en el extranjero

Los familiares de personas desaparecidas en el extranjero han lamentado la poca ayuda que las autoridades les prestan. “El cónsul ni nos acompañó a comisaría”, ha dicho Blanca Martínez, hermana del bilbaíno Miguel Ángel Martínez, cuya familia lleva años denunciando el silencio institucional en torno a su muerte y mutilación en 2005 en Estocolmo, Suecia.

En tanto, Paco Lobatón, vicepresidente de la Fundación Europea por las Personas Desaparecidas QSDglobal, ha felicitado a la asociación porque una década después de la Instrucción 2009, se ha actualizado al fin un Protocolo único para la actuación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad ante las desapariciones

También Lobatón ha destacado en el acto, que se celebra todos los 9 de marzo, la publicación del tercer Informe sobre Personas Desaparecidas, el primero con la firma del Centro Nacional de Desaparecidos (CNDES), que ha cumplido su primer año de existencia. En el documento se establece que desde 2010 al 31 de diciembre de 2018 han sido 163.733 las denuncias por desaparición registradas en España; en 2018 fueron un total de 29.740, y a día de hoy son 12.330 las búsquedas activas o casos sin resolver.

Otro avance del CNDES es el estreno de una web propia para, entre otras cosas, difundir las alertas de desaparición. En la web también se han publicado guías de orientación, incluida una específica para la prevención de la desaparición de mayores.

Todos estos avances son fruto del tesón de las familias y del empuje del movimiento asociativo, aclaró Lobatón. Aunque la Fundación sigue reclamando más recursos (“es patente la escasez de efectivos especializados en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el todavía deficiente grado de coordinación entre ellos”) y cambios legislativos (“las leyes no serán justas hasta que reconozcan y hagan de obligado cumplimiento el derecho de toda persona a ser buscada y el de toda familia a ser informada sobre dicha búsqueda tanto tiempo como ésta dure; que se acorten los plazos y las condiciones para las declaraciones de ausencia y fallecimiento”).

Finalmente, Lobatón ha dado a conocer dato terrible: el citado Informe constata que son 454 los mayores desaparecidos sin localizar. “Habrá que preguntar a qué cifra tendremos que llegar para que se considere una emergencia humanitaria recuperar sus cuerpos, devolverles la dignidad a ellos y a sus familias”, criticó.

Author: Prensa

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.