La primera jornada de MadCool 2019, que cada vez se parece más a un parque de entretenciones que a un festival de música, tuvo sus altos y bajos. Este año la asistencia en el primer día ha sido más bajo que la pasada edición, lo que ha permitido que la entrada al recinto sea mas tranquila. Claro no estaba Pearl Jam de cabeza de cartel. Así los organizadores se libraron de otra edición con críticas.

Bueno, ayer jueves 11 de julio las 31 bandas del primer día de MadCool 2019 sólo llevaron a 47.500 personas (80 mil en 2018) a Valdebebas, lugar que a las 17:00 de la tarde abría sus puertas con un sol abrasador.

A partir de las 18:15 tocó Lewis Capaldi. Luego Tash Sultana, una de las sorpresas de la jornada. Sin embargo, llamó la atención de asistentes, La Dispute, banda estadounidense de hardcore, llena de rabia y que propone riff potentes.

LAURYN HILL FALTA EL RESPETO AL PÚBLICO DE MADCOOL 2019

Todo bien hasta ahí. Los baños estaban muy limpios, las barras no tenían problemas para atender a los visitantes. Pero como todo los años MadCool debe caer en tinieblas. A partir de las nueve de la noche debía comenzar Ms. Lauryn Hill pero la diva no quiso salir. Se demoró 45 minutos en comenzar su show y sólo tocó 35 minutos. La mayoría de los temas eran de su etapa con the Fugees y los más conocidos de su etapa del disco The miseducation of Lauryn Hill .

Claro, viendo la gente que  Iggy Pop estaba por empezar a las 21: 35, salieron corriendo hacia su escenario. Eso molesto a Hill pero debe entender que los horarios se deben cumplir porque la entrada cuesta 80€ y la gente intentar aprovecharlos.

La verdad es que la Iguana pese a tener 70 años es un artista que no se cansa y que entrega lo mejor de sí. Mantiene su potencia rockera, su propuesta punk y la música no aburre. En MadCool tocó temas de su disco No fun y varios exitazos como The Passengers, entre otros. Aunque el sonido comenzó muy mal fue mejorando en el tercer tema. Eso sí, los técnicos deben trabajar más rápido porque ayer jueves en muchos pasajes de los conciertos todo era una bola de amalgamas que no se entendía nada.

CABEZA DE CARTEL J11 ABURRIDO NO, LO SIGUIENTE: BON -IVER

Bon Iver ofreció un recital íntimo, muy aburrido con canciones que eran más para otro festival estilo Malasaña Hipster. La mayoría de la gente se pasó comiendo o durmiendo en el césped. Sin embargo, Noel Gallagher, mejoró todo ese mundo de Morfeo con una banda que intenta hacer cosas nuevas. Su reciente disco en la que mezcla electrónica y otros temas de folk con vientos, cantantes, la verdad que se agradece porque agradable al oído medio. Aunque al final debió caer en los temas de su anterior banda Oasis, no de buena gana, porque se lo pidió el respetable. Así cantó “Wonderwall”, “Don’t look back in Anger” o “Stop Crying Your Heart Out”. Finalizó su concierto con “All You Need Is Love”, de The Beatles.

En tanto, Perry Farrell’s, líder de Jane’s Addiction, se presentó junto con su formación, Perry Farrell’s Kind Heaven Orchestra. La pena es que se solapó con Noel y ello obligó a elegir. Otro error que haya habido tantas coincidencias porque también los ingleses Disclosure, la excelente banda de electrónica se topó con The Hives.

Farrell lo dio todo presentando su nuevo trabajo, un álbum en el que experimenta con la electrónica y el rock alternativo, pero la voz le falla. Intentó levantar al público con temas como Pets de Porno For Pyros pero su estilo va en decadencia y él también con tantas operaciones faciales.

GRACIAS CHEMICAL BROTHERS POR EXISTIR

Bueno, otros de las grandes confirmaciones de MadCool 2019 fue Vampire Weekend que vende millones de discos con su pop que mezcla reggae caribeño, música africana, y world music. Con los vampiros mejoró la noche pero a ratos, ya que hay que decir que son muy cansinos con sus acordes y punteos tan repetitivos. Como a esa hora (1:00am) estaba en la sección LOOP los grandes de Disclosure haciendo de las suya, corrimos a escucharlos. Sus bases de deep house y garage con bajos atronadores pusieron a bailar a todo Mad Cool. Una hora de juego de luces y ritmos candentes fueron un éxtasis entre tanta mamandurria.

Casi al mismo tiempo cometía por los espectadores The Hives que repiten en todos los festivales a los que van su estilo rock and roll, que entretiene hasta la tercera canción pero nada más.

Sin duda, lo mejor de todo fue The Chemical Brothers que con un espectacular juego de luces, rayos laser, imágenes con historias y japoneses peleando al ritmo de los beats alegraron la fiesta hasta las 4am de la mañana. Los hermanos químicos reivindicaron que los 90 no han muerto y siguen más vivos que nunca. No obstante, los pioneros de la música electrónica no se anclaron en la década de los sintetizadores y tocaron su nuevo disco “No biography”. Alucinantes.