Los españoles ya no creen en sus sindicatos

  • Los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, estaban confiados10luz1 en hacer cambiar de idea al presidente español Rodríguez Zapatero sobre la reforma laboral que ha dado más poder a los empresarios para despedir (patronal podrá colocar como excusa que están con pérdidas y pagará 20 días de despido, 15 menos que originalmente ), aunque lo más seguro es que el poder político no reculará ya que está obligado por la Comunidad Europea a gestionar la crisis con medidas neoliberales.
  • La verdad es que UGT y CC.OO  pese a que hayan parado la producción por un día en el sector industrial, en mercados mayoristas y minería, que es el lugar donde tienen más poder y afiliados, la gente de la calle ya no les cree a los sindicatos sus huelgas generales ni sus activismo de taberna ya que que han pérdido credibilidad despues de saberse que el 2009 recibieron 135 millones de euros tanto UGT como CC.OO de financiamiento del Estado socialista. A eso hay que sumarle que han demorado dos años para hacer huelgas desde que el desempleo llegó a los 4 millones de ciudadanos y desde que el gobierno en plena crisis bancaria apoyó a los bancos más que a la microempresas, hoy casi un 40% desaparecidas.
  • Sin duda, es elemental que los sindicatos, ligados al partido comunista, se autogestionen con el dinero de sus afiliados y que den fuelle a la caldera para que entre savia joven, porque ayer en la manifestación que culminó la jornada de huelga general en Madrid, en la Plaza de Cibeles a las 19.00 horas, fue desorganizada y con discursos patéticos que no hablaron de cambios en el sistema económico ni propuestas para acelerar el crecimiento de la economía del país.
  • España, con un 20% de desempleo, es uno de los países más golpeados por la crisis económica y financiera mundial.
  • La huelga actuó de forma dispar, si bien en sectores más obreros como Puente de Vallecas muchos locales cerraron, en los barrio de Ventas, Alcalá, Mendez Alvaro, Atocha o Avenida de América, Legazpi entre otros, el comercio abrió sin problemas, aunque en calle Serrano, muchas tiendas de marca amanecieron con sus chapas totalmente selladas con silicona.
  • En Barcelona hubo enfrentamientos entre la polícia Mossos de Esquadra y sectores anarquistas que habían ‘ocupado’ un local antiguo de la financiera Banesto.

Alrededor de 500 mil personas asisiteron, según fuentes sindicales de UGT y CC.OO, al acto de repudio a la reforma laboral que el Gobierno y su presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, han activado para no caer en el pozo de los repudiados de los duerños del mundo: El sistema neoliberal.

Los sindicalistas y ciudadanos, muchos fueron a trabajar pero luego asisitieron a la manifestación en pleno sector central de Madrid, gritaron  ‘ZP vendido’, ‘ZP al paro, judas descarado’ o ‘ZP adiós, torpe traidor’.

Los manifestantes recorrieron la calle Alcalá hasta la Puerta del Sol, donde tuvo lugar los discursos de los líderes de las centrales sindicales, así como de los secretarios generales de UGT y CC.OO. en Madrid, José Ricardo Martínez y Javier López, respectivamente.

Las cifras ofrecidas por los sindicatos apuntaron a que la huelga general ha tenido un seguimiento de alrededor del 70%, porcentaje con el que ha discrepado el Gobierno, que ha dado sólo un 7%, aunque aún no ha hecho un balance general del apoyo a la huelga.

Pero a pie de calle y en las mayorías de las empresas pyme o locales comerciales alejados del centro de Madrid se pudo confirmar que más del 90% de la madrileños asistieron a sus lugares de trabajo, aunque algunos llegaron tarde por culpa del transporte público que fue detenido por piquetes de sindicalistas a primeras horas de la mañana. Eso sí, el sindicato del Metro de Madrid ayudó a que la huelga no fuera muy dura ya que no se sumó a esta debido a desacuerdos con UGT y CC.OO.

Esta huelga general, la primera a la que se enfrenta el presidente del gobierno socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, “es un éxito de participación y un éxito democrático”, proclamó el secretario general de la central sindical UGT, Cándido Méndez, quien instó al gobierno a cambiar su política económica.

Méndez pidió “que el gobierno desista de su intentona … de desplazar la edad de la jubilación a los 67 años y que reoriente los presupuestos para 2011″.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, consideró por su lado que el paro se desarrolló “con absoluta normalidad en términos generales y hubo una disparidad … de la huelga por ciudades, territorios, sectores”.

Según dijo Corbacho a media jornada, el paro en el funcionariado estatal fue seguido por el 9% del turno de noche y el 7,4% del de mañana; entre los funcionarios municipales, fue seguido por una media del 12% de los trabajadores.

“En el sector del transporte, según datos del ministerio de Fomento, ha sido del 20,1%, con un cumplimiento de servicios mínimos del 98%”, añadió Corbacho.

La huelga fue convocada para denunciar la reforma laboral reciente,ente adoptada para fomentar la creación de empleo, pero que recorta las indemnizaciones por despido y da facilidades al empresario para despedir.

El líder de Comisiones Obreras, la otra gran central sindical, Ignacio Fernández Toxo, manifestó que la reforma “no es irreversible”.

“Es necesario corregir los efectos perniciosos que la reforma laboral está generando en el mercado de trabajo”, dijo el líder sindical, que denunció “alguna intervención desproporcionada de la policía” durante la huelga.

fuente: agencias

Author: Emilio Vidanski

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.