“Parece que asusta o da más miedo interesarse por la vida interior de una mujer, pero es algo que ya hicieron Proust o Dostoievski a través de personajes femeninos que rechazan la organización social y salen de las normas impuestas. A mí me gustan esos personajes marginales o parias» dice la escritora Leila Slimani al presentar en Madrid su libro “Canción Dulce” (Cabaret Voltaire), Premio Goncourt 2016, el más prestigioso de las letras francesas, un thriller basado en hechos reales en que se narra el asesinato de dos niños al interior de una familia burguesa.

Por María Eugenia Roman

 Leila Slimani presenta novela Canción Dulce (Cabaret-Voltaire)Premio Goncourt 2016 / foto: fnac.com

Leila Slimani presenta novela Canción Dulce (Cabaret-Voltaire)Premio Goncourt 2016 / foto: fnac.com

Slimani, inmersa en estos días en la vorágine promocional de la Feria del libro de Madrid señala que “Canción Dulce” “no es un thriller, ni una novela negra, ni una novela sociólogica sino una mezcla de varios géneros”. Agrega “yo solo quería mostrar la universalidad del dolor, en la que abordo temas tan delicados como los prejuicios, la pobreza o la diferencia entre clases sociales. Actuamos como si todo fuera bien porque no queremos ver la miseria y los problemas de las otras personas”.

“Canción Dulce” cuenta la historia de una pareja burguesa, en que Myriam, madre de dos niños decide reemprender su actividad laboral en un buffet de abogados a pesar de las reticencias de su marido. Tras un minucioso proceso de selección para encontrar una niñera contratan a Louise, una joven aparentemente muy competente que rápidamente conquista el corazón de los niños y se convierte en una figura imprescindible en el hogar. Pero poco a poco la trampa de la interdependencia va a convertirse en un drama.

La joven escritora que ha sido madre recientemente por segunda vez usa una tensión creciente como instrumento para narrar un crudo retrato social y describe de forma muy realista las dificultades que atraviesan las mujeres para conciliar la vida profesional y familiar.

“Muchas mujeres se sienten agotadas, se sienten culpables, sienten que no son buenas madres o buenas trabajadoras. Es muy difícil hacerlo todo al mismo tiempo”, explica.

Leila Slimani encarna a la perfección la figura de la joven autora de talento comprometida con las problemáticas sociales y la causa feminista y enemiga de los extremismos religiosos. Originaria de una familia marroquí acomodada Slimani descubre su atracción por las artes dio primeros pasos en cine fotografía y periodismo hasta dedicarse de lleno a la literatura.