La UE prohibe tres insecticidas dañinos para las abejas

Los gobiernos europeos han respaldado la propuesta de la Comisión Europea de prohibir casi totalmente tres insecticidas neonicotinoides que matan a las abejas. Representantes de 16 países reunidos en Bruselas votaron a favor de la prohibición en la UE, una decisión celebrada por Greenpeace, que, junto con muchas otras organizaciones, lleva años trabajando para garantizar una mayor protección a las abejas.

la UE de prohibir tres insecticidas peligrosos para las abejas

UE prohibe tres insecticidas peligrosos que matan abejas (Greenpeace)

Franziska Achterberg, directora de Política Alimentaria de la UE de Greenpeace, declaró que “esta es una gran noticia para los polinizadores y para el medio ambiente en general, aunque nunca hubo dudas de que estos tres neonicotinoides debían ser prohibidos. Ahora la UE debe asegurarse de que no se sustituyen simplemente por otros igual de peligrosos. Estos tres neonicotinoides son solo la punta del iceberg: hay muchos más plaguicidas, incluidos otros neonicotinoides, que son igual de peligrosos para las abejas, la producción de alimentos y los ecosistemas. Los gobiernos deben prohibir todos los plaguicidas dañinos para las abejas y finalmente romper con la dependencia de los plaguicidas químicos en la agricultura”.

La organización ecologista, que el pasado martes arrojó 20 kilos de abejas muertas frente al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para pedir a la ministra Tejerina que respaldara la propuesta de la Comisión Europea, celebró que finalmente España haya votado a favor de esta prohibición.

“Son fantásticas noticias que al final el Gobierno español haya decidido votar a favor de la protección de las abejas. Su voto ha sido decisivo para garantizar la prohibición”, ha afirmado Luis Ferreirim, responsable de la campaña de agricultura de Greenpeace España. “Esta decisión es un paso fundamental hacia un modelo de agricultura sostenible, pero no se puede quedar aquí. Es importante que lo antes posible se publique el Plan de Acción Nacional para la Protección de los Polinizadores y se trabaje seriamente en el fomento de la agricultura ecológica”, agregó.

Cuatro países se opusieron a la prohibición y ocho se abstuvieron. Los países que apoyaron la prohibición fueron Francia, Alemania, España, Italia, el Reino Unido, los Países Bajos, Austria, Suecia, Grecia, Portugal, Irlanda, Eslovenia, Estonia, Chipre, Luxemburgo y Malta, que representan el 76,1% de la población de la UE.

Entre los opositores, Rumania, la República Checa, Hungría y Dinamarca. Los que se abstuvieron: Polonia, Bélgica, Eslovaquia, Finlandia, Bulgaria, Croacia, Letonia y Lituania.

La prohibición ampliará parcialmente tres neonicotinoides (el imidacloprid y la clotianidina de Bayer, y el tiametoxam de Syngenta que eran ilegales desde 2013) en todos sus usos al aire libre, aunque sigue permitiendo su utilización en invernaderos permanentes, decisión que critica Greenpeace.

Las investigaciones indican que muchos otros insecticidas son una amenaza para las abejas y otros insectos beneficiosos, incluidos cuatro neonicotinoides actualmente autorizados en la UE (acetamiprid, tiacloprid, sulfoxaflor y flupyradifurone) y otros insecticidas, como el cipermetrin, deltametrin y clorpirifos.

“Si no se aborda de una forma más amplia el impacto de los plaguicidas sobre las abejas y otros polinizadores podría implicar simplemente un reemplazo de unas sustancias químicas por otras que están permitidas y que pueden ser igual de peligrosas”, advirtió Greenpeace en un comunicado de prensa.

Author: Prensa

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *