España es una tierra que ha recibido con las manos abiertas a los inmigrantes. Sin embargo, la Defensora del Pueblo Europeo, Emily O’Reilly, criticó con dureza a los países europeos por la crisis de refugiados que escapan del horror de Siria, en el Fórum Europa que se realiza en Madrid.

En su opinión la historia “juzgará con dureza” a Europa por no recibir a los refugiados. Señaló que dentro de unos años “sentiremos vergüenza al mirar atrás y recordar cómo morían bebés frente a nuestras costas”.

La ‘ombudsman’ de la UE  ha señalado que es preocupante las consecuencias directas de la crisis para las víctimas. Pero también la respuesta que han dado los Estados y las reacciones racistas que se han suscitado en algunos países.

“Nuestros hijos y nietos nos preguntarán cómo pudimos permitir que gente se ahogara ante nuestros ojos. Igual que nosotros preguntamos a nuestros padres y abuelos cómo pudieron pasar en Europa las cosas que pasaron en las décadas de los 30 y 40 del siglo pasado”, afirmó.

Además O’Reilly lamentó que la primera ministra alemana Angela Merkel haya sido presionada por Europa para que no dejará abiertas las fronteras de su país a los refugiados. Siendo que ya había dado la orden de recibirlos en Alemania.

“No creo que la reacción de los Estados de la UE haya sido la que merecen los valores de los Tratados de la UE. La Historia nos juzgará con dureza por algunas cosas. Aunque también espero que se reconozca lo que se ha hecho desde la Comisión Europea y las organizaciones desde el punto de vista humanitario”.