• El remake de ‘En la cama’, que se se estrena este 7 de mayo con 136 copias en toda España, primerohabitacion_14 fue propuesto a su creador Matías Bize pero el chileno rechazó el proyecto. Entonces, la producción llamó al director vasco quien se lanzó a hacer una película llena de sexo, mujeres desnudas y amor lésbico.

Sin duda, la propuesta del dueño de la productora española Morena Films, Álvaro Longoria, para hacer el remake de ‘En la cama’ a Julio Medem tras el rotundo fracaso de su anterior película ‘Ana Caótica’ le cayó del cielo al director vasco para subir un sus bonos en el mercado cinematógrafico español.

“La película de Matías Bize me gustó muchísimo. La ví una vez que me la propuso Alvaro Longoria y a partir de ahí me interesó el proyecto porque la encontré muy bonita. Y si bien, al principio no veía el sentido hacer un remake de tal película, sin embargo, esta historia de 2 personas que se gustan y se conocen por primera vez me enganchó”, señala Medem.

Desde ese momento Medem se puso a trabajar y transformó la relación de pareja hombre-mujer de la película de Matías Bize en un encuentro lésbico y la llamó ‘Habitación en Roma’.
“Escribí el guión y se me ocurrió cambiar la pareja hetero por una pareja de mujeres. Una debía ser lesbiana y otra heterosexual, y de distintas nacionalidades. Quería contar una historia de deseo y amor entre dos mujeres distintas. Si bien las mujeres no quieren enamorarse, porque tienen muchas capas al final encuentran el amor y se aman. La búsqueda fue muy interesante”, reconoce.

Sin embargo, pese a los cambios del director de ‘La pelota vasca’ en cuanto a los protagonistas, se mantiene la misma estructura planteada en la versión original en cuanto al encuentro de los amantes, el asfixiante ambiente de la habitación y los diálogos entre el sexo que practican ambas mujeres.
“Fue un reto bonito filmar a dos personas solas en una habitación y que mantuvieran la expectación mediante diálogos y silencios. La verdad es que yo nunca había hecho este tipo de filmes, sólo he filmado en exteriores, en espacios naturales. Creo que fue una de las experiencias más difíciles que he tenido. Nunca había hecho nada más difícil. Si bien es una película pequeña y sencilla, conmueve mucho”, explicó Medem.

La preproducción de ‘Habitación en Roma’ fue draconiana: Ensayos diarios durante dos meses en Roma y la filmación se hizo casi siempre de día en una pieza cerrada a cal y canto .
“Para empezar a filmar el remake tuvo que organizar ensayos con las actrices Elena Anaya y Natasha Yarovenko y también estuve con cada una de ella en forma persona. Asimismo, la idea de establecer la relación de las dos mujeres en Roma lo planteé porque la capital italiana tiene un ambiente clásico, con una atmósfera espléndida de romanticismo”, dijo.

Por su parte, pese a ser bien recibida en la clausura del Festival de Cine Español de Málaga y haberse vendido copias en 30 países, en Madrid la crítica no ha sido muy beneplácita. En varios medios especializados se le critica a Medem que se haya basado en el sexo, en desnudos permanentes y haya creado diálogos casi soporíferos perdiendo el norte de la película original.
“El sexo y la polémica de los desnudos no es lo que debemos destacar de ‘Habitación en Roma’ sino que la complicidad entre ellas y lo que dicen y como se expresan es lo más importante. Yo tengo muy claro el papel del sexo en una película cuyo clímax es fundamentalmente romántico”, respondió.

En tanto, las actrices reconocieron que el filme las desgastó mucho. Elena Anaya dijo que “fue muy difícil grabar desnuda todo el tiempo. La escenas terminaron siendo un cóctel molotov de emociones”. Natasha Yarovenko agregó que “los desnudos fueron muy fuertes y muy potentes, las escenas me desgastaron”.

¿Porque Matías Bize rechazó hacer el remake?

Álvaro Longoria desde que vió la película del chileno en el festival de Cine de Valladolid, donde ganó la espiga de oro, venía buscando hacer el remake y quién tenía la primera chance para hacer este trabajo era Matías Bize.
“Me encantó ‘En la cama’ desde el primer día. Entonces, hablé en Valladolid con Matías y me comentó que la película le había salido muy barata. Pero cuando le comenté si quería hacerla con una mejor producción y más dinero, en grande en definitiva, él me dijo que no porque ya la había hecho y que con eso bastaba. Entonces se la propuse a Julio Medem y el me dijo que si”, explica el productor español.