Javier Reverte publica un libro de viajes ‘Confines’: “Estamos envenenando la tierra”

El escritor Javier Reverte ha presentado un nuevo libro de viajes “Confines” (Plaza&Janes) donde recorre los dos extremos del mundo el Artico y el Antártico, en dos viajes apasionantes cargados de historia y naturaleza.

Por María Eugenia Román

“Con tantos viajes me he acostumbrado a la vida itinerante”, comenzó diciendo el escritor en la presentación de ‘Confines’ y bromeó “cuando tienes un viaje fuera largo tiempo tiene más importancia la tortilla de patatas, o las anchoas que los problemas de Puigdemont”. Agregó con vehemencia que “cuando te das cuenta del cambio climático que te va a importar lo que pase en Cataluña”

En “Confines”, Reverte cuenta sus experiencias en los dos extremos del planeta el Polo Norte durante la primavera y el Cabo de Hornos en el Sur chileno.

imagen Javier Reverte presenta Confines /foto Amaya Aznar

imagen Javier Reverte presenta Confines /foto Amaya Aznar

“Una primavera polar” transcurre a borde un barco de investigación noruego, se adentra en las islas árticas de Sbalbard continuando hacia el norte en latitudes ya muy próximas al Polo Norte. “Durante este viaje me alarmó las consecuencias que puede provocar el deshielo tanto para el planeta como para la humanidad si los poderes públicos no actúan” señaló.

“Estamos envenenando la tierra” aseguró con rotundidad, luego de hablar con los científicos y estamos provocando el cambio climático que afectará a la naturaleza y mucho a la especie humana. Contó Reverte que las explotaciones de carbón en la isla de Noruega como uno de los graves problemas que se vive en la zona por la contaminación que siguen produciendo y afecta el adecuado funcionamiento de la naturaleza.

Cabo de Hornos, lugar áspero y épico

En “Octubre en el Cabo de Hornos” el escritor viajero recorrió los canales, las islas, estrechos, penínsulas, cordilleras y los mares de Tierra del Fuego hasta llegar a Cabo de Hornos.

Reverte describió la zona de Magallanes como una región áspera fría y dura que sugiere haber sido creada para que el hombre en vez de crear vida sufra. “No es casualidad que los viejos navegantes bautizaran muchos de sus lugares con nombres tristes, épicos y trágicos. Provincia Ultima Esperanza, Isla de la Desolación Puerto Misericordia, Puerto del Hambre, Seno del Chasco, Isla Furia, Paso de la Aventura e Isla laberinto”, comentó.

El escritor pasó del Cabo de Hornos a la ciudad argentina de Usuhaia puerto donde suelen abastecerse el barco oceanográfico español Hesperides. Aquí en esta ciudad conoció el penal donde estuvo recluído el cantante de tangos, Carlos Gardel.

En su charla con la prensa el escritor fue muy crítico con la falta de apoyo del Gobierno a la investigación. En su opinión de una vez por todas hay que trabajar para detener el cambio climático. “El deshielo debajo de la superficie terrestre es el principal problema del efecto invernadero al que se enfrentará la tierra en los próximos años. Muchas explosiones se producen a causa de este efecto”, subrayó.

La isla Cabo de Hornos le impresionó por las leyendas que la rodean. Citando a Benjamin Subercaseaux en “Chile o una loca geografía” dice “sabe Dios si no es la cólera de su aislamiento lo que agita las aguas en ese Cabo de Hornos tan temido por los navegantes, o si es el pudor de su tristeza el que se oculta tras las pesadas cortinas de lluvia y mantiene ese gemido del viento, allá lejos como una sirena de alarma en el extremo del mundo”, concluyó su presentación de este interesante libro de viajes a los extremos del mundo.

Author: Prensa

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *