La escritora chilena Isabel Allende presentó su nueva novela en Madrid, ‘Largo pétalo de mar’ (Plaza & Janés). En sus páginas nos sumerge en temas vigentes como los refugiados, la inmigración, el amor, la amistad, etc. Además, la historia que nos presenta la autoria transita durante la Guerra Civil española y el exilio republicano en Chile.

Por María Eugenia Román

Isabel Allende narra en su último libro la vida del enfermero Víctor Dalmau que huye del frente republicano por los Pirineos junto a Roser Bruguera. En París les espera Pablo Neruda, quien ha organizado el viaje del Winnipeg. El barco les llevará a ellos y a otros 2.000 españoles exiliados a Chile en 1939. Cuarenta años después los mismos personajes tendrán que escapar a Venezuela al llegar la dictadura de Pinochet.

La novela, que coincide con el 70 aniversario del buque, recorre la historia de medio siglo en Chile: “ese largo pétalo de mar y nieve” en palabras de Neruda. Por sus páginas desfilan como personajes secundarios el presidente Salvador Allende y el Premio Nobel. A este la escritora homenajea no solo por su condición de poeta (cada capítulo de la novela se abre con un verso de su poemario) sino por su compromiso poético.

Isabel Allende presenta «Largo pétalo de mar» en Madrid

TENGO 76 AÑOS Y ESTOY ENAMORADA

En esta historia, el amor es un hilo conductor desde la primera hasta la última frase. “Lo que me interesaba desarrollar era una historia con los sentimientos que definen a los personajes», señaló Allende.

Además la escritora desarrolla un tema que ha tratado en sus libros recientes: el amor de la madurez. “Tengo 76 años y estoy enamorada y a mis nietos les da una vergüenza horrible que diga esto», contó entre risas.

La novelista chilena también se sinceró ante la prensa. «Me preguntan a menudo cómo es el amor en la vejez, mi respuesta que es igual al amor de los 18 años, pero con una sensación de urgencia. No hay tiempo que perder en tonterías. El tiempo que se tiene es corto y precioso, hay que aprovecharlo muy bien. Lo que veo difícil es que se dé el amor en una convivencia de 20 años. Por ejemplo, mis padres vivieron 65 años juntos y se sentaban en el sofá sin tener nada mas que decirse. Por eso yo cambio de marido cada veinte años”, dijo riendo.

A la autora en español viva más leída del mundo, con mas de 74 millones de ejemplares vendidos, no le importa ser tachada como escritora superventas. “Yo creo que viene de otros colegas y críticos que sienten que les he quitado oxígeno. Para mí el premio mayor es la lealtad de los lectores, el vender más no me hace sentir avergonzada. No me asustan esas críticas”, declaró.

En rueda de prensa recordó que al principio en Chile la tildaban de narradora y no fue hasta que en el 2010 recibió el Premio Nacional de Literatura de Chile que cambiaron. «En el país cuesta hacerse un espacio, hay ‘chaqueteo’ (criticas) para todos, pero menos para los futbolistas», destacó la periodista.

LARGO PÉTALO DE MAR: HISTORIA DE REFUGIADOS

«Largo pétalo de mar» es una vuelta a sus inicios, y tiene formas literarias parecidas a su libro superventas, «La casa de los espíritu».

Según contó la escritora nacida en Perú, la primera vez que oyó hablar del Winnipeg fue en la casa de su abuelo, donde iban asiduamente algunos republicanos exiliados. Años después conoció en Caracas al empresario y dueño del diaro El Clarín, Víctor Pey, uno de estos refugiados que le contó la historia en primera persona, y quien le inspiraría después a escribir el libro.

«Siempre he sido una desarraigada, el tema del exilio me toca muy de cerca», contó Allende, quien tuvo que exiliarse a Venezuela en 1973 tras el golpe de Estado. “En mis tres últimas novelas trato el tema del desarraigo, de gente que se ve obligada a emigrar o a refugiarse en otro lugar lejos de sus raíces. Esta es una de las tragedias más visibles de la humanidad en estos tiempos, en que millones de seres humanos escapan para salvarse de la violencia y de la miseria. Era un tema que lo llevaba gestando durante muchos años. Cómo vivo en Estados Unidos este es el tema que se debate a diario. El gobierno de Trump ha hecho imposible el pedir asilo, por eso la frontera se ha convertido actualmente en un genocidio”,

LA MEMORIA PERDIDA

Para Isabel Allende, olvidar es una tendencia, que no solo pasa en Chile sino en todo el mundo. Aunque destacó que no es intencionada la pérdida de memoria en el país andino. Por ello animó a mirar al futuro como los jóvenes. «Chile ha remendado como ha podido los errores del pasado», justificó la escritora best seller.