Hirokazu Koreeda, recibió el Premio Donostia: “La clase media casi ha desaparecido en Japón”

El realizador japonés Hirokazu Koreeda, recibió el Premio Donostia con una mezcla de alegría y tristeza en el Teatro Victoria Eugenia. Jose Luis Rebordinos, director del Festival de cine, le entregó el galardón y lo llamó “ el amigo que ha ganado nuestro corazón”. La tristeza era por recordar a su musa recientemente fallecida la actriz Kirin Kiki de la cinta “After the storm” quien le acompañó en San Sebastián en 2016 y la alegría de sentir los calurosos aplausos del público.

Por María Eugenia Román

Koreeda bromeó con el hecho de que a sus 56 años es muy pronto para recibir este premio, porque aún le falta vivir la mitad de su carrera. “Pero lo agradezco mucho, soy consciente de que no me lo volverán a dar en mi vida” dijo provocando la risa del público que esperaba ver su última cinta “Un asunto de familia” que obtuvo la Palma de Oro en el último festival de Cannes.

Para el director japonés, el primer asiático que recibe el Premio Donostia, “la reacción del público” en el Zinemaldia es uno de los “alicientes” para seguir haciendo cine. Se siente especialmente relacionado por la estrecha relación que mantiene con el festival donostiarra.

“Yo vengo a San Sebastián me premien o no me premien porque me siento muy a gusto aquí creo que se debe en parte a las personas que hacen este festival, a la amabilidad de la gente de la ciudad sin olvidar la gastronomía además aquí en el Zinemaldia descubrí que mi cine podía ser entendido por todo el mundo”, añadió.

Continúo: “creo que estos premios de ahora no son algo repentino, pero es verdad que en estos 20 años de carrera me han tratado muy bien en todas partes, empezando por este festival, y he tenido muchos premios; me siento muy afortunado, pero no veo que este año suponga un salto brusco”.

También en la ceremonia estuvo Thierry Fremaux director del Festival de Cannes, quien afirmó que el público es la seña de identidad de ambos festivales y la “prueba de que el cine está vivo”, a pesar de las nuevas ventanas de distribución de cine por internet.

El cine de Hirokazu Koreeda habla de la familia y de la infancia; de la pérdida, de vivir, simplemente, o de comer. De las expectativas frustradas y de habitar unos junto a otros. Y de la muerte, pero todo ello siempre con humor y dando su tiempo a los diálogos y a las emociones contenidas.

En “Un asunto de familia”, su ultima cinta, presenta a una familia muy pobre . ¿Hay mucha desigualdad en Japón?

“Mi sensación es que en los últimos 20 años se han acentuado mucho las diferencias sociales. Siempre se había dicho que Japón era un país donde lo predominante era la clase media. Yo creo que casi ha desaparecido. Ahora están los que tienen mucho dinero y los que viven en la pobreza” afirmó Koreeda.

Desde hace veinte años, el director ha diseccionado los mundos cotidianos de su país, a cuyos gobiernos no les pasa una. “No me ha gustado ninguno, pero este, menos”, ha dicho en la rueda de prensa.  Koreeda en sus filmes aborda de manera crítica la pobreza, la desigualdad o la educación de los niños, en la que Japón invierte “menos de lo que debiera”. Todo ello ha quedado sutilmente hilvanadas en su cine, en esas vidas pequeñas de las familias japonesas.

Author: Prensa

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.