Hamás llama a una Intifada tras cambio de la embajada de EE.UU a Jerusalén

Donald Trump como persona deja mucho que desear y como presidente de EE:UU, va por el mismo camino o peor. El comandante de la potencia anglosajona la ha vuelto a montar tras prometer que reconocerá a Jerusalén como capital de Israel y trasladará su embajada de Tel Aviv a la ciudad santa.

Ya Ismail Haniya, líder de Hamás, llamó a los palestinos a que lleven a cabo una nueva tercera Intifada como respuesta a la medida de Trump. “Solo lanzando una nueva Intifada puede hacerse frente a la política sionista sostenida por Estados Unidos”, ha declarado Haniya en un discurso en Gaza.

No es la única amenaza. Harakat Hezbollah al- Nujaba, una poderosa milicia chií de Irak, ha emitido un comunicado en que considera legítimo, tras la decisión de Trump, atacar a los militares estadounidenses desplegados en territorio iraquí. “La estúpida decisión de Trump va a ser la chispa para extraer esa entidad [Israel] del cuerpo de la nación islámica y una razón legítima para atacar las fuerzas estadounidenses”, informó EFE.

Las fuerzas de seguridad israelíes se preparan para un posible incremento de la violencia, tras el esperado reconocimiento del presidente de EEUU, Donald Trump. Ayer comenzaron las consultas de oficiales de Defensa para hacer frente a los posibles disturbios y el Ejército israelí ha preparado “un plan con distintos niveles de alerta que se activará según sea necesario”, informó el diario israelí Haaretz.

Según este medio, varios batallones han sido advertidos de que podrían ser destacados al territorio palestino de Cisjordania (ocupado ilegalmente por fuerzas militares israelíes) a finales de semana, si se produce ataques o Intifadas.

En tanto, el líder del Frente Democrático para la Liberación de Palestina, Talal Abu Zarifa, explicó que las facciones se pusieron de acuerdo en llevar a cabo “una serie de acciones populares para enfatizar que Jerusalén es una línea roja, es la capital de Palestina”.

Anoche varios manifestantes quemaron en Belén fotos de Trump y esta mañana se registraron enfrentamientos leves entre grupos de jóvenes palestinos y soldados israelíes en un puesto de control militar cercano a Belén y en el campo de refugiados de Al Aroub, al norte de Hebrón, sin que se registrasen heridos, informó la agencia de noticias palestina Maan.

Ismail Haniye, también adviritó en una carta dirigida a líderes árabes que el traslado de la embajada de EEUU “encenderá un fuego de ira que golpeará la cara de la ocupación” y que “el pueblo palestino nunca aceptará esta decisión y se enfrentará a ella con todo su poder”.

Un oficial de seguridad palestino señaló al diario Yediot Aharonot que, si Trump hace efectiva su declaración, “la situación en las calles volará por los aires” y “es posible que ponga en marcha una tercera Intifada”.  Recordó Aharonot en su columna de opinión que las grandes crisis que han surgido en torno a la ciudad santa: en 1996, con las protestas contra los túneles cerca del Muro de las Lamentaciones, en 2000, con el ascenso de Ariel Sharón a la Explanada de las Mezquitas (origen de la Segunda Intifada), y en 2015 y 2016 con la oleada de ataques tras mensajes de que la mezquita de Al Aqsa estaba amenazada.

Israel considera Jerusalén su capital “eterna e indivisible”, pero la comunidad internacional considera la parte oriental territorio palestino ocupado y ningún país ha reconocido hasta ahora la soberanía israelí sobre toda la ciudad ni su capitalidad.

Author: Prensa

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *