• El último comunicado dado a conocer por el diario’ Gara’ de la violenta banda separatista vasca ETA declarando una tregua permanente y verificable, ha revolucionado los medios de comunicación españoles generando intensos debates sobre si éste es el comienzo del fin del grupo que ha asesinado más de 800 personas, entre policías, políticos y ciudadanos, por no pensar como ellos.
  • Sin embargo, tanto revuelo no es merecido ya que ETA en ninguna parte de su escrito dice que abandona las armas, obligación sine quo non para que la izquierda abertzale pueda volver a la politica en territorios hispano.
  • Así lo piensa también el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien advirtió a la TV privada española que el comunicado de la banda vasca  “no sirve” y que el Gobierno no va a permitir “ningún engaño” puesto que seguirán las detenciones de quienes no cumplan la Ley.
  • Asimismo, Zapatero señaló que el ilegalizado partido vasco, Batasuna, debe separarse de ETA si quiere  participar en unas elecciones.
  • Con esta última declaración, ETA, a lo largo de su historia lleva cinco treguas totales y cinco parciales desde su nacimiento en 1959. El primer atentado de ETA se le atribuye en 1960, una niña de 22 meses llamada Begoña Urroz. En total ETA lleva 829 víctimas mortales y 84 secuestros.
  • Ni ETA ni los partidos políticos que le apoyan pueden pedir la independencia del país vasco si aún hay ciudadanos vasco que son violentados y amedrentados por sus opiniones políticas diferentes a los de la banda asesina.

La banda ETA envió un comunicado el pasado 8 de enero al diario vasco Gara señalando otra vez que quiere negociar la paz con el estado español.

ETA volvió a repetir lo mismo de siempre. Que “proceso democrático” para el final de la violencia debe resolverse en el “núcleo del conflicto”, y utilizando  “las claves de la territorialidad y el derecho de autodeterminación” del pueblo vasco.

ETA también hizo un llamado  a las autoridades españolas y francesas a abandonar “para siempre las medidas represivas y la negación de Euskal Herria… ETA no cejará en su esfuerzo y lucha por impulsar y llevar a término el proceso democrático, hasta alcanzar una verdadera situación democrática en Euskal Herria”.

La organización separatista afirmó que ve con ‘buenos ojos’ las declaraciones formuladas en Bruselas por un grupo de mediadores internacionales, y de Gernika como EA, la izquierda abertzale y Aralar, en las que se reclamaba un alto el fuego unilateral, permanente y verificable internacionalmente.

Agregó ETA, en un video, que “la solución llegará a través de un proceso democrático que tenga la voluntad del pueblo vasco como máxima referencia y el diálogo y la negociación como instrumentos”.

Sin embargo, no se lee ni escucha por ningún lado la sentencia de dejar las armas para conseguir su objetivo que es la independencia del País Vasco. Otra vez ETA cae en el error de pedir y no entiende que los comunicados ya no sirven, especialmente porque han sido sólo una mampara para esconder el reordenamiento de sus ‘soldados’ en tiempos en que las fuerzas de seguridad españolas o franceses les han asestado duros golpes a sus aparatos logísticos.

Y en estos momentos las detenciones han sido tan agresivas desde los estados europeos que ETA se ve acorralada.

Estado español: comunicado no sirve

El fin de la violencia y de la armas como medio de obtener el poder, es lo que esperan los políticos y todas las víctimas de ETA.

El Jefe del ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, confirmó a la tv privada hispana que el comunicado “no sirve” y volvió a enviarles un mensaje a la banda. “Tienen que dar pasos mucho más contundentes y definitivos…no vamos a permitir ningún engaño”, aseguró.

“La tregua permanente, general y verificable, es insuficiente tal y como lo han dicho la mayoría de las fuerzas políticas… Solo esperamos un comunicado de la disolución definitiva…va a ser un camino muy largo porque sólo vale el fin definitivo de ETA…No habrá ninguna condición política que aceptemos, que pueda servir para los objetivos de ETA”, recalcó Rodríguez Zapatero.

El ejecutivo agregó que “el  Gobierno no va a bajar la guardia…la política antiterrorista se va a mantener, igual que la unidad de los demócratas…se mantendrán las detenciones de los que participan o forman parte de ETA y han cometido delitos…y de aquellos que no respetan las leyes”.

Zapatero también adelantó que “no habrá ningún tipo de diálogo, lo que tienen que hacer lo saben ya… El único horizonte que tiene ETA es abandonar las armas y respetar las leyes”.

Sobre la situación del partido de la izquierda vasca, Batasuna, ilegalizada por no condenar los asesinatos de ETA, el presidente español declaró que la ley es muy clara y que es imposible que paticipen en las elecciones municipales y forales que se organizan para mayo en el país vasco como en toda España.

“La ley es muy clara y Batasuna sabe que o ETA abandona las armas o se separan de ella o rechazan a ETA para poder tener alguna posibilidad de hacer política”, sentenció.

ETA no es la noticia

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, confirmó que la sociedad española está harta de leer lo mismo de siempre desde ETA.

“El comunicado de  ETA no es la noticia que la sociedad española desea, porque la banda terrorista, habla desde la arrogancia y quiere mantener su posición de tutela”, dijo en rueda de prensa.

El hombre fuerte de La Moncloa declaró en la sede del Ministerio del Interior, que “el único comunicado que queremos leer de la banda terrorista es aquel en el que ETA declare el fin y lo haga de manera irreversible y definitiva”.

El ministro también afirmó que los comunicados de ETA siempre tienen  “las mismas pretensiones…tienen una visión distorsionada de la realidad, un catálogo de reivindicaciones que no abandona, con la misma arrogancia…el mismo lenguaje y la misma escenografía”.

Para Rubalcaba,  ETA “quiere mantener su posición de tutela…ser garante de una supuesta negociación…pretendiendo que el fin de la violencia tenga precio” y negó tajantemente que vaya haber una verificación internacional del alto al fuego. “En un Estado de Derecho, quien verifica son las Fuerzas y los Cuerpos de Seguridad del Estado”, dijo.

Políticos no creen en las palabras de ETA

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, dijo que ETA dice lo mismo de siempre al no renunciar a su actividad. “No se arrepiente de nada y no pide perdón por nada”, afirmó.

En tanto, el lehendakari vasco, Patxi López, opinó que el fuego anunciado por ETA “es insuficiente. El tiempo de las treguas condicionadas ha pasado”.

Sin embargo, López el lehendakari, se declaró contento en la sede de la Presidencia del Gobierno vasco, en Vitoria, de que ETA “no asesinará a nadie mañana porque es un triunfo de la democracia y una conquista para la libertad”.