• En la víspera del Día Mundial del Agua, que este año se celebra con el lema «Agua limpia para un mundo sano» desde el 22 de marzo, Greenpeace recordó que España aún tiene como asignatura greenpeace2pendiente la protección de sus recursos hídricos frente a la contaminación.
  • «España, una de las principales medidas que se tienen que llevar a cabo es la aplicación de la Directiva Marco de Aguas, entre cuyos objetivos se encuentran la caracterización de la contaminación en Europa, así como la eliminación progresiva de las sustancias prioritarias y peligrosas», declararon en un comunicado los ecologistas.

La Directiva Marco del Aguas fijaba a finales de 2009 como fecha límite para que los Estados miembro presentasen los Planes de Cuenca Hidrográfica en los que se presentaba un análisis de la situación y se establecían las medidas necesarias para alcanzar los objetivos de calidad europeos. «Sin embargo, España se encuentra muy alejada de este plazo, puesto que sólo 2 de sus 24 demarcaciones hidrográficas (Cuencas Internas de Cataluña y Baleares) han comenzado el proceso de consulta pública del borrador del plan, lo que tendría que haber comenzado a finales de 2008», señaló Greenpeace.

Asimismo, los únicos países que se encuentran más retrasados, puesto que ninguna de sus demarcaciones hidrográficas han comenzado el proceso de consulta pública los borradores de los planes, son Portugal, Grecia y Chipre.

«España va en el vagón de cola de la Unión Europea en la protección de sus aguas. En un país donde el agua dulce es un bien escaso, se necesita un esfuerzo mayor de las administraciones para asegurar una gestión racional», declaró Sara del Río, responsable de la campaña contra la Contaminación de Greenpeace.

Respecto a la contaminación química, Greenpeace criticó que la información entre las diferentes demarcaciones es muy dispar, además de que no se gestiona de forma integral la información que surge de la aplicación de directivas referentes a los vertidos industriales. «Esta situación impide que se realice un análisis completo del problema para establecer medidas eficaces y homogéneas que combatan la contaminación química», dice la institución.

«La contaminación química de las aguas es una de las agresiones menos atendidas, a pesar de que un 73% de los españoles, según el Eurobarómetro, la percibe como una de las principales amenazas y que varias leyes europeas pretenden darle solución», concluyó Del Río.