El magnate chileno y líder de Chile Vamos, Sebastián Piñera, arrasó en la segunda vuelta presidencial realizada en Chile y se convierte por segunda vez en presidente de la República.

Si bien en la primera vuelta el empresario chileno tuvo que bregar más de lo pensado para mantener el liderazgo en las votaciones y pese a creerse ganador no obtuvo una gran ventaja (36%), la campaña del terror organizada por su comando político (el llamado Chilezuela, una posible transformación del país en una dictadura si ganaba el oficialismo) le terminó beneficiando ya que consiguió una ventaja de 636 mil votos, unos 9 puntos de ventaja sobre el senador y periodista Alejandro Guillier.

Por su parte, Guillier si bien tenía apoyo de las fuerzas del gobierno de Michelle Bachelet, su nula proposición en cuanto a cambios y transformaciones del sistema neoliberal (pensiones, salud y eduación) que ordena las estructuras políticas y económicas chilenas desde la dictadura de Pînochet, le impidió convertirse en presidente ya que la izquierda del Frente Amplio no le dio todos sus votos. Incluso Guillier perdió en su distrito de Antofagasta, al norte de la capital.

De esta manera el mandato de Bachelet termina de la peor manera, entregando el poder a las fuerzas conservadoras, quienes desmantelarán todas las propuestas sociales que aprobó: la gratuidad en la enseñanza universitaria, los cambios en los sistemas de pensiones, la despenalización del aborto, etc.

En total votaron más de siete millones de chilenos. El magnate y expresidente Sebastián Piñera logró 54,57% (3.789.905 ) mientras que Alejandro Guillier  45,43% (3.154.129).

elecciones presidenciales Chile Madrid

elecciones presidenciales Chile – Madrid

Si bien se creía en el gobierno de Bachelet que la nueva izquierda del Frente Amplio  (algo así como el Podemos español) apoyaría al periodista Guillier, desde las primeras horas la tendencia del voto indicaba una  inclinación del pueblo chileno a favor del magnate Piñera.

A seis de la tarde, se comenzaron a conocer los primeros indicios del triunfo del ex presidente conservador. Ya  escrutado el 10% de las mesas, la diferencia en favor de Piñera se insinuaba irremontable, sobre los ocho puntos.

Piñera superó la votación de Michelle Bachelet en 2013 y se ha transformado en histórica ya que nunca un candidato de derecha había logrado tal apoyo en las urnas.

La abstención volvió a superar el 50%.

Guillier ya con los datos de la derrota felicitó a Piñera “por su impecable y macizo triunfo. Debemos aprender la lección, reconstruir una opción solidaria, basada en la igualdad de oportunidades. Hemos sufrido una derrota dura, hay que ser autocríticos. Tenemos que salir a defender las reformas en las que creemos. Vamos a hacer una oposición constructiva, debemos renovar nuestros liderazgos, olvidarnos de tantos palacios, ir a las juntas de vecinos. Es una noche triste pero saldremos fortalecidos”.

El ganador Piñera señaló que “Chile necesita acuerdos más que enfrentamientos, diálogo y colaboración porque así los países progresan sobre bases sólidas”…“hubo sorpresa en la primera y segunda vuelta” porque en “primera vuelta obtuvimos menos votos de los que creímos y en segunda vuelta más votos de lo que creímos”.

El magnate volvió a predicar su mensaje de campaña de “crear muchos y buenos empleos, con buenos salarios y buenas pensiones”, “asegurar salud de calidad a nuestros enfermos y educación de calidad a nuestros niños y jóvenes”, “combatir la delincuencia y el narcotráfico con mucha mayor fuerza, voluntad y eficacia, para devolverles a las familias chilenas, lo que los delincuentes y narcotraficantes nos han arrebatado: su derecho a vivir sus vidas con mayor paz y tranquilidad y recuperar para ellas las plazas, los parques y los lugares públicos”.