• El secretario general de UGT, Cándido Méndez se presentó este viernes en el Fórum Europa, desayunos informativos del acontecer europeo y español. En este espacio Méndez se mostró esperanzado de que  “en un breve plazo de tiempo” la asociación se recupere tras haber perdido más del 11,5% de sus afiliados en los últimos años, en gran parte como consecuencia de la crisis económica, explicó el dirigente.
  • Pero se olvida Méndez que también han perdido credibilidad por los problemas de corrupción en la que se han visto envueltos dirigentes cercanos a UGT.
Candido Méndez(UGT) / Ignacio Fernández Toxo (CCOO)

Candido Méndez(UGT) / Ignacio Fernández Toxo (CCOO)

Méndez realizó una de sus últimas intervenciones como secretario general de UGT, puesto que ocupa desde 1994, y que pronto tendrá que dejar para permitir el acceso a nuevas generaciones, aire fresco y de paso limpiar la imagen burocrática que tiene la asociación.

El dirigente sindical se mostró insatisfecho en cuanto a la representación de UGT en las empresas, la cual se ha reducido un 3,5%, lo que  “pone de manifiesto como las organizaciones sindicales hemos resistido en una situación muy dura y complicada”, dijo.

“La organización está bien y preparada para defender a los trabajadores y para seguir avanzando en la definición de estrategias en beneficio de las clases trabajadoras”, señaló Méndez, quien valoró también que “este país es mejor que en 1994 y creo que en algo habremos contribuido las organizaciones sindicales y concretamente la UGT”.

Como era de esperarse los periodistas le preguntaron por los casos de corrupción que han surgido en el sindicato durante su mandato como las ‘tarjetas black’ de Caja Madrid, los ERE de Andalucía, los cursos de formación o la cooperativa PSV, a lo que admitió que “si algo he aprendido es que confianza ciega no se debe tener con nadie”. Además, destacó que “hemos tomado las determinaciones que correspondían”, que “los casos se pueden contar con los dedos de una mano” y que “nadie ha mantenido el cargo estando imputado”… “más allá de actuaciones poco transparentes o malas prácticas, se va a acreditar la legalidad en las actuaciones del sindicato”.

Por último, en relación al futuro, dijo que se necesita “un nuevo modelo de empresa” del que puso como ejemplo a Mercadona, “aunque tenga muchas cosas que mejorar”. En concreto, valoró que la empresa de distribución valenciana, que ganó más de 600 millones de euros en 2015 y contrató a más de 1.000 personas, “tiene elementos interesantes de observar” como que el 99,5% de la plantilla sea fija o que el 91% cobre al menos 1.400 euros netos al mes.