Argentina es el primer país latinoamericano que legaliza las uniones gays

  • El Congreso argentino aprobó, en una sesión histórica, la ley que legaliza el matrimonio entre personasgays1 del mismo sexo.
  • Argentina, de esta manera, se convirtió en el primer país sudamericano que extiende el derecho a casarse a los homosexuales.

El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner tuvo el apoyo de todo el oficialismo con 33 votos frente a 27 votos en contra y 3 abstenciones.

La tensa polémica sobre esta ley ha enfrentado a la sociedad argentina. Por un parte, el Gobierno de Cristina Fernández, partidario de las bodas gay, no tiene el apoyo de  la oposición ya que ésta pide que se limite el reconocimiento legal a la unión civil.

Hasta el momento, sólo cuatro ciudades argentinas reconocían la unión civil entre parejas del mismo sexo, aunque desde diciembre se han celebrado 9 matrimonios homosexuales gracias a habilitaciones judiciales, aunque algunos fueron posteriormente anulados

Mientras se debatía la aprobación de la ley de uniones civiles, cientos de manifestantes a favor del proyecto permanecieron frente al Congreso durante las más de 14 horas que duró el debate, a la espera de una definición de los legisladores.

La nueva ley reformará el código civil para permitir el casamiento homosexual en un país con una población mayoritariamente católica. “Creo que se ha avanzado en igualar derechos”, dijo el senador opositor Eugenio Artaza a los medios argentinos.

Asimismo, el controvertido proyecto contempla permitir la adopción de niños por parte de parejas de homosexuales, lo que ha despertado aún más controversia.

“Me siento en comunión con Dios, con mi gente y con el Evangelio, más allá de que a un obispo o al Papa se le ocurra excomulgarme”, dijo el párroco José Alessio de 52 años a un diario local luego de ser excomulgado por parte de la Iglesia argentina tras apoyar los matrimonios homosexuales.

Por su parte, la capital argentina es conocida entre los turistas homosexuales por ser un destino “amistoso con los gays”, con bares, hoteles y locales comerciales para clientes homosexuales.

Argentina, líder en DD.HH civiles

Luego de aprobar esta ley, Argentina se une a Canadá a los países que reconocen los derechos civiles de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT), en un continente más reacio que Europa a la hora de conceder libertades sociales a estos colectivos.

Mientras que las parejas de gays y lesbianas ya pueden casarse en Holanda, España, Bélgica, Sudáfrica, Noruega, Suecia y Portugal, en América, sólo las legislaciones de México, Canadá y Argentina ofrecen esta posibilidad.

Canadá legalizó las bodas gay en julio de 2005 y se convirtió en el cuarto país del mundo y el primero del continente americano en aprobar esta iniciativa, aunque los derechos relativos a la adopción, pensiones o beneficios sociales varían según la provincia.

También caminan hacia leyes que den garantías civiles a heterosexuales y homosexuales países muy católicos como Uruguay y Chile. En este último, el Gobierno de Sebastián Piñera prepara un proyecto que daría cabida a todo tipo de parejas, con el fin de regular asuntos patrimoniales, de sanidad y de pensiones.

Piñera incluyó la propuesta en sus promesas de campaña, cuando se comprometió a proteger todas las formas de familia, aunque matizó que la unión civil no equivaldría en ningún caso al matrimonio.

Por su parte, los homosexuales en Uruguay pueden registrarse como pareja ante las autoridades y adoptar niños, según una ley aprobada en el Senado en septiembre de 2009, pero no pueden casarse.

A pesar de que la unión de los homosexuales no está permitida en Brasil, donde entre 1995 y 2001 han naufragado varias iniciativas legislativas que aspiraban a abordar el tema, la Justicia sí les ha reconocido derechos.

fuente: agencias

Author: Emilio Vidanski

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.